• Chilenos copan calles a días del aniversario del estallido social
Publicada: sábado, 17 de octubre de 2020 3:21
Actualizada: domingo, 18 de octubre de 2020 22:56

Miles de personas se congregaron el viernes en una plaza de Santiago de Chile, en vísperas del aniversario del estallido social del 18 de octubre de 2019.

La Plaza Baquedano, ahora conocida como la Plaza Dignidad, fue el punto de encuentro de los manifestantes para conmemorar el año desde que estallaron las revueltas contra el Gobierno del presidente chileno, Sebastián Piñera, que se saldaron con una treintena de muertos y miles de heridos, además de escenas de violencia extrema, con saqueos e incendios, y episodios de brutalidad de Carabineros (policía militarizada).

Con banderas nacionales, los asistentes, entre ellos miembros de la comunidad mapuche, expresaron su rechazo al Ejecutivo, con la ya tradicional estrofa “Piñera (…) asesino igual que Pinochet”.

La manifestación empezó a las 16:00, hora local, de forma relativamente tranquila, pese a que pintaron la estatua del general Manuel Baquedano, pero desde las 19:00 comenzaron a producirse hechos de violencia, ataques a furgones de Carabineros, barricadas y cortes de tránsito.

Pasadas las 21:00, los agentes del orden comenzaron un procedimiento para retirar a los manifestantes de la emblemática plaza, donde se registraron unas siete detenciones, según informó la Policía.

Estamos en la calle desde hace un año. La pandemia nos ha pesado, pero seguimos. Lo que queremos es que haya dignidad para la gente”, indicó a la agencia de noticias española EFE, Juan José Rainao, dirigente de la etnia mapuche, durante la manifestación, catalogada por los medios como la más grande que se realiza desde el inicio de la pandemia, en marzo, y a dos días del primer aniversario del estallido social.

 

Además de dicho aniversario, el país está ad portas de celebrar el histórico Plebiscito Nacional por la posibilidad de redactar una nueva Constitución Política de la República, ya que la actual data de la época del dictador Augusto Pinochet.

En tanto, el cuerpo policial de Carabineros está en el punto de mira por su crudeza en la represión de las marchas y diversos entes internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), les han acusado de haber cometido violaciones a los derechos humanos. Según el Ministerio Público, hay más de 4600 causas abiertas contra las fuerzas de seguridad, pero sólo 75 agentes han sido imputados.

ncl/ctl/rba