• El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en Recife, estado de Pernambuco, Brasil, 17 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 12 de diciembre de 2019 2:57

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) anunció que volverá a las calles, a partir de enero, para hacer de oposición a Bolsonaro.

Lula da Silva aseveró que marchará a partir de enero para “conversar con el pueblo, con los más pobres” y hacer oposición al Gobierno del ultraderechista presidente brasileño, Jair Bolsonaro, defendiendo las conquistas sociales conseguidas durante los Gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT), primero de él y después del de Dilma Rousseff (2011-2016).

LEER MÁS: Lula pide a brasileños que sigan con lucha para cambiar el país

El exmandatario de Brasil aseguró que el Gobierno de Bolsonaro no está intentando construir los sueños del pueblo, sino que, más bien, los está destruyendo. “Este país no puede estar gobernado por el tipo de gente que está en el Gobierno”, enfatizó el martes Lula da Silva durante un discurso en Sao Paulo.

En cuanto a las elecciones presidenciales, Lula da Silva hizo referencia a los medios, que le acusaron de “construir mentiras” sobre su persona para evitar que volviese al poder, ya que, afirmó, “sabían que yo iba a ganar”.

 

En los comicios de 2018, Lula da Silva lideró todas las encuestas de opinión y era el gran favorito, sin embargo, el Tribunal Superior Electoral (TSE) vetó su candidatura por estar condenado en segunda instancia, lo que provocó la victoria de Bolsonaro.

LEER MÁS: Sondeo: Lula, el mejor presidente en la historia reciente de Brasil

El expresidente brasileño, que en abril de 2018 fue sentenciado, primero, a una pena de 8 años y 10 meses de prisión y luego hasta 17 años y un mes por lavado de dinero y corrupciones relacionados con la Operación Lava Jato, fue puesto en libertad el pasado 8 de noviembre después de que la Corte Suprema le autorizara a esperar bajo dicha condición hasta que se agoten todos sus recursos.

La liberación de Lula da Silva no significa el final de su juicio, pues tiene varios procesos abiertos ante la Justicia. Al respecto, el expresidente latinoamericano se ha declarado, en reiteradas ocasiones, inocente y ha alegado que fue víctima de una “masacre” mediática para evitar su regreso al poder.

Asimismo, el expresidente brasileño ya había anunciado, todavía en prisión, que, si salía en libertad, realizaría una gira por todo el país para terminar con el “clima de beligerancia” que actualmente reina.

De momento, Lula da Silva no puede presentarse a las próximas presidenciales debido a la Ley de Ficha Limpia, que impide que un condenado en segunda instancia pueda participar como candidato hasta ocho años después de cumplir la pena. Solo lo lograría si la condena quedase anulada.

nkh/anz/nlr/alg

Comentarios