• La expresidenta brasileña Dilma Rousseff en una manifestación en el estado de Rio de Grande do Sul, en Brasil, 23 de enero de 2018.
Publicada: lunes, 26 de febrero de 2018 22:42

La expresidenta brasileña Dilma Rousseff ha denunciado que el Gobierno de Michel Temer está vendiendo ‘pieza por pieza’ Brasil y atenta contra la soberanía tecnológica del país, al vender la mayoría de las acciones de la empresa Embraer a la estadounidense Boeing.

La exmandataria ha condenado este lunes y a través de Twitter la venta del 51 por ciento de las acciones de la empresa aérea de aviones brasileña Embraer a la compañía estadounidense Boeing; una transacción que ha dado mucho de qué hablar desde que se supo de las negociaciones en diciembre.

“Brasil está siendo vendida pieza por pieza por el gobierno estafador. Ahora han alienado al Embraer-51% de control para Boeing. La insolencia del gobierno es absoluta cuando dice ‘sólo 51 %’. Ahora, con ese porcentaje están transfiriendo el control de stock a Boeing”, ha afirmado Rousseff en un tuit.

La exmandataria considera la venta un nuevo atentado del Gobierno de facto del presidente brasileño, Michel Temer, a la soberanía tecnológica del país y destaca que la empresa Embraer es una de las compañías socias de la Fuerza Aérea de Brasil en la fabricación de aeronaves de combate.

Brasil está siendo vendida pieza por pieza por el gobierno estafador. Ahora han alienado al Embraer-51% de control para Boeing. La insolencia del gobierno es absoluta cuando dice ‘sólo 51 %’. Ahora, con ese porcentaje están transfiriendo el control de stock a Boeing”, ha afirmado Dilma Rousseff, expresidenta de Brasil.

 

Rousseff recuerda, además, que los proyectos y desarrollos de Embraer fueron financiados por entidades del Estado como el Banco de Desarrollo de Brasil (BNDES por sus siglas en portugués).

“Todos los proyectos recientes de Embraer con la aeronáutica, por ejemplo el gran jet de carga, fueron financiados con dinero del BNDES en contratos de longissimus plazo. Ese es el regalo que el gobierno estafador le está dando a Boeing”, afirma la expresidenta.

Embraer es el tercer mayor fabricante de aviones del mundo y líder en el mercado de jets regionales, además de estar considerada la “joya de la corona” de la industria brasileña. Con sede en la ciudad de São José dos Campos, en el estado de São Paulo, tiene unos 18.000 empleados. 

Según el diario brasileño O Globo, se esperaba que el Gobierno de Temer, que tiene una “participación de oro” en Embraer, vetara la fusión, pero Boeing habría aceptado la exigencia del gigante suramericano para no exceder una participación del 51 por ciento en el negocio conjunto con la división de aviones comerciales de Embraer.

snr/ncl/aaf/hnb

Comentarios