• HRW denuncia a Áñez por abuso de justicia para perseguir a Morales
Publicada: viernes, 11 de septiembre de 2020 15:31
Actualizada: sábado, 12 de septiembre de 2020 2:14

La oenegé HRW acusa al gobierno de facto de Bolivia de lanzar una campaña de acusaciones “infundadas” contra el exmandatario del país con abuso de justicia.

La organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW), ha emitido este viernes un informe llamado “La justicia como arma: Persecución política en Bolivia”, en el cual señala que la autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, está abusando del sistema judicial del país para perseguir al exmandatario Evo Morales y a sus partidarios “con cargos infundados o desproporcionados”.

Al respecto, detalla el documento, la presidenta de Bolivia “ha presionado a fiscales y jueces” para que actúen de manera favorable a sus objetivos, lo que se ha traducido en investigaciones contra más de un centenar de personas por supuestos delitos de sedición o terrorismo durante estos últimos meses.

En esta misma línea, HRW también ha documentado violaciones del debido proceso, cercenamiento de la libertad de expresión y uso excesivo y arbitrario de la detención preventiva y casos de abuso del sistema de Justicia de gobierno de facto contra Morales.

También, el director para América de HRW, José Miguel Vivanco, ha manifestado que tales acusaciones contra el exmandatario tienen como objetivo “perseguir fines políticos”, por lo cual ha hecho hincapié en que la Fiscalía y los jueces deben actuar de manera independiente, y respetar los derechos fundamentales sobre las investigaciones acerca de Morales.

 

La Fiscalía General de Bolivia imputó al depuesto mandatario por supuestos delitos de terrorismo. Es más, el gobierno de facto acusó a Morales y al Movimiento al Socialismo (MAS) de convulsionar el país, de “hacer política” y de impulsar el “negocio de la coca en Chapare, Cochabamba (centro del país)”.

El exmandatario boliviano, que actualmente se halla exilado en Argentina desde diciembre de 2019, ha refutado completamente estas acusaciones tachándolas de “ilegal e inconstitucional”.

Áñez, que hace todo lo posible por aferrarse al poder, ya ha intentado varias veces mostrar a Morales como un delincuente y difamar su imagen. En este sentido, en diciembre de 2019, recurrió a una artimaña parecida a estupro al emitir una “orden de aprehensión” contra el líder indígena; no obstante, ninguna de las notificaciones emitidas fue activada.

shz/lvs/tqi/mkh