• Excanciller a HispanTV: OEA y Almagro dañaron democracia en Bolivia 
Publicada: viernes, 24 de julio de 2020 23:20
Actualizada: sábado, 25 de julio de 2020 1:11

El excanciller boliviano David Choquehuanca acusa a la OEA y a Luis Almagro de haber “dañado la democracia” en el país andino, con su denuncia de fraude electoral.

Choquehuanca, en una entrevista exclusiva este sábado con HispanTV, ha denunciado que, cuando se supo que el entonces presidente boliviano, Evo Morales, había ganado las elecciones de octubre del año pasado, “intervino la Organización de Estados Americanos (OEA) para denunciar un fraude electoral”.

Nunca se produjo un fraude electoral en Bolivia, sino un golpe de Estado orquestado desde la OEA, ha aclarado el extitular de Exteriores boliviano.

“Hablan de un fraude, pero no van a poder demostrarlo porque es mentira. Es más, cada vez se sabe la verdad de que no hubo fraude, sino una intervención de la OEA a la democracia”, ha enfatizado.

A Bolivia llegó “una mano blanca que viene de afuera, acompañada de la OEA, que ha dañado nuestra democracia y esto tiene un nombre, se llama Luis Almagro (secretario general de la OEA), quien ha dañado nuestra democracia”, ha puntualizado Choquehuanca, candidato a la vicepresidencia de Bolivia por el partido Movimiento al Socialismo (MAS).

 

El candidato ha asegurado que Almagro actuó a favor de las transnacionales que buscaban revertir “el proceso de cambio” que encabezaba Morales en Bolivia, un país altamente rico en recursos naturales.

Pues, “sabemos que todos los países que poseen recursos naturales corren el riesgo de ser intervenidos por el imperialismo”, ha reforzado.

Esto ocurrió, ha remarcado Choquehuanca, en un momento en que los bolivianos “estábamos empezando a caminar con nuestros propios pies, estábamos empezando a gobernarnos por nosotros mismos, con leyes hechas por nosotros no por leyes que vienen de afuera a favor de las transnacionales”.

El 10 de noviembre de 2019, la OEA publicó un apurado informe preliminar de auditoría en el que afirmaba que Morales no pudo haber alcanzado los votos suficientes para ganar en la primera vuelta y reclamaba que se repitan las elecciones. A pesar de la falta de respaldo a lo expuesto por el organismo hemisférico, Morales accedió al pedido y propuso convocar a nuevos comicios, pero la estrategia golpista ya estaba lanzada.

Ese mismo 10 de noviembre, la cúpula militar salió a exigir públicamente la renuncia de Morales. El mandatario anunció su salida del poder para “evitar derramamiento de sangre” y partió al exilio, primero en México y luego en Argentina, desde donde actualmente lidera la campaña del MAS.

Fuente: HispanTV noticias

ncl/ctl/mjs