• El presidente depuesto de Bolivia, Evo Morales, durante una rueda de prensa en Buenos Aires (capital argentina), 19 de diciembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 16 de enero de 2020 22:29

El presidente depuesto de Bolivia, Evo Morales, reafirmando su convicción defensora de la paz y la vida, anuncia que se retracta de crear “milicias armadas”.

El pasado domingo, durante una entrevista, Morales había reiterado su llamado a que los bolivianos se defiendan de la violencia de las fuerzas de seguridad del gobierno de facto que rige en el país andino, mediante la organización de “milicias armadas del pueblo” como en Venezuela.

“Hace unos días se hicieron públicas unas palabras mías sobre la conformación de milicias. Me retracto de ellas. Mi convicción más profunda siempre ha sido la defensa de la vida y de la paz”, ha enfatizado este jueves Morales en un comunicado en la red social Twitter.

La idea de las milicias, explica el exmandatario, fue una sugerencia para contrarrestar la impunidad con que operan los militares y policías, los grupos paramilitares y las masacres que quedan sin la debida respuesta de las autoridades del gobierno impuesto de Jeanine Áñez en Bolivia.

 

Morales también ha llamado a la comunidad internacional a realizar todos los esfuerzos para garantizar el respeto a los derechos humanos en Bolivia, si bien, ha advertido de que sus palabras pueden usarse como pretexto para perseguir y reprimir a sus seguidores.

Morales ha asegurado que la paz solo puede ser alcanzada mediante “una democracia plena, restableciendo el estado de derecho, con pleno respeto de los derechos humanos, con justicia social, con lucha contra todas las formas de racismo y discriminación, siempre en el marco de nuestra Constitución”.

Además, ha denunciado los ataques contra viviendas de simpatizantes de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), y la persecución a su dirigencia, la quema de sedes del Tribunal Electoral y la existencia de presos políticos.

Morales, quien dimitió el pasado 10 de noviembre tras un golpe de Estado en su contra, lidera el MAS desde Argentina, donde se encuentra bajo el estatus de refugiado, y asegura que su tolda política ganará en las próximas elecciones presidenciales y él volverá a Bolivia.

Tras la salida de Morales, Áñez se autoproclamó presidenta del país, lo que generó protestas masivas por parte del pueblo y una brutal represión policial que se saldó con la muerte de más de 30 personas.

nkh/ncl/fmk/mjs

Comentarios