• Bareiníes protestan contra normalización de lazos con Israel y la sentencia a cadena perpetua contra el líder de oposición chií, sheij Ali Salman, 9 de noviembre de 2018.
Publicada: sábado, 10 de noviembre de 2018 6:53
Actualizada: sábado, 10 de noviembre de 2018 11:14

Un gran número de bareiníes sale a las calles para manifestar su rechazo hacia la normalización de las relaciones entre Al Jalifa y el régimen de Israel.

Manama (capital bareiní) y otras ciudades del país árabe fueron el viernes escenario de multitudinarias manifestaciones en rechazo al acercamiento de las autoridades bareiníes con el régimen de ocupación.

Los manifestantes denunciaron asimismo la sentencia a cadena perpetua de un tribunal de apelaciones de Baréin para el líder de la oposición chií del país árabe, el sheij Ali Salman.

Las marchas fueron convocadas por varios líderes chiíes y movimientos opositores, entre ellos la Coalición 14 de Febrero, después de que los medios israelíes informaran que el ministro israelí de economía, Eli Cohen, fue invitado formalmente a participar en la “Conferencia Ministerial de Naciones Startup” en Baréin.

“Los bareiníes no aceptarán que los asesinos israelíes que tienen las manos manchadas de sangre de nuestros hermanos palestinos, sirios y libaneses pisaran nuestro territorio”, aseveró la Coalición 14 de Febrero en una nota.

El disuelto partido opositor Al-Wefaq en un comunicado fustigó, a su vez, el acercamiento del régimen bareiní con la entidad sionista. “Es una gran traición. Los sionistas y (el premier israelí, Benjamín) Netanyahu no tienen lugar en Baréin”, censuró.

Los bareiníes no aceptarán que los asesinos israelíes que tienen las manos manchadas de sangre de nuestros hermanos palestinos, sirios y libaneses pisaran nuestro territorio”, aseveró el movimiento opositor bareiní la Coalición 14 de Febrero.

 

Baréin, un país gobernado por una élite autoritaria y represiva, según los informes, ha mantenido una discreta cooperación de inteligencia con Israel desde hace muchos años, de manera que diferentes expertos arguyen que Baréin podría convertirse en el primer Estado árabe del Golfo Pérsico en normalizar las relaciones con Israel.

En febrero pasado, el príncipe bareiní Mubarak Al Jalifa viajó a Tel Aviv y se reunió con altos funcionarios israelíes, incluido, el ministro de comunicaciones, Ayoub Kara, en un intento para “fortalecer los lazos israelí-bareiníes”.

Marc Schneier, un prominente rabino de Estados Unidos, que encabezó una delegación judía de 17 miembros, en un viaje a Baréin en marzo pasado vaticinó que este país árabe, así como algunos otros Estados árabes ribereños del Golfo Pérsico tendrá lazos diplomáticos con Israel en dos años.

En los últimos meses, los Al Jalifa ha estado suavizando gradualmente su postura pública hacia Israel en lo que los analistas describen como un intento de preparar a la opinión pública de su pueblo para posibles relaciones normales con Israel.

mnz/rha/krd/hnb

Comentarios