• Yaakov Sharett, el hijo de Moshe Sharett, el primer canciller y el segundo primer ministro del régimen de Israel.
Publicada: viernes, 24 de septiembre de 2021 17:35
Actualizada: viernes, 24 de septiembre de 2021 20:27

Hijo de uno de los fundadores del régimen israelí dice que está obligado a vivir en los territorios ocupados, pero predice un “futuro oscuro” para este régimen.

Según ha informado este viernes el portal Arabic Post, Yaakov Sharett, el hijo de Moshe Sharett, el primer ministro de Relaciones Exteriores de Israel (1948-1956), quien firmó en 1948 la declaración del establecimiento del régimen usurpador, está pasando sus últimos días como “antisionista”, oponiéndose a la migración de los judíos a las tierras palestinas e incitando a los israelíes a salir de los territorios ocupados.

“Israel y el sionismo nacieron en el pecado, el cual nos persigue y nos perseguirá y pesa sobre nosotros. Lo justificamos, pero se ha convertido en un miedo para nosotros y se manifiesta claramente en varias formas de nuestra vida. […] Es como una tormenta debajo de la superficie del agua”, enfatizó Sharett en declaraciones ofrecidas esta semana al diario israelí Haaretz, conforme ha citado Arabic Post.

Yaakov, que ya se acerca a los 95 años, anteriormente trabajaba para el servicio de seguridad interna israelí (Shin Bet), pero se describió a sí mismo como un “colaborador en contra de su voluntad”, subrayando que, debido a su edad, no puede dejar los territorios ocupados y esto le está molestando. 

 

El hijo del también segundo primer ministro israelí (1953-1955) aseveró que el reconocimiento del hecho de que Israel “ocupa y abusa de otro pueblo”, es un tema que nunca le ha dejado en paz.

Conforme a Sharett, el conflicto palestino-israelí se creó cuando el sionismo pidió a los judíos que se mudaran a los territorios ocupados. “Veo esta transformación de la mayoría [árabe] en minoría y de la minoría [judía] en mayoría como algo muy inmoral”, denunció.

En este sentido, puso énfasis en que el “sionismo” ya ha desaparecido por romper sus promesas, resaltando que ahora, la agenda del régimen de Israel contiene solo “sangre, muerte y violencia”.

El 15 de mayo de 1948, unos 750 000 palestinos fueron expulsados a campos de refugiados que aún existen en la ocupada Cisjordania, Gaza, Jordania, Siria y El Líbano tras la creación ilegal del llamado estado de Israel ese mismo año.

De hecho, el régimen usurpador lleva más de 73 años reprimiendo a los palestinos, matándolos, encarcelándolos, expulsándolos de sus casas y expandiendo sus colonias, declaradas ilegales por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU).

Según los medios palestinos, aproximadamente 640 000 colonos judíos viven ahora en 196 asentamientos (construidos con la aprobación del régimen israelí) y más de 200 puestos de avanzada de colonos (construidos sin su aprobación) en Cisjordania ocupada y Al-Quds (Jerusalén).

sar/tqi/hnb