• Ahmad al-Tibi, líder del partido Lista Conjunta Árabe-Judía, habla ante el parlamento israelí durante una sesión.
Publicada: miércoles, 7 de julio de 2021 1:36

Un parlamentario árabe del régimen israelí describe una ley que prohíbe la unificación de familias palestinas como “una vergüenza en todos los libros de leyes”.

Durante un discurso ofrecido el martes ante el parlamento israelí, Ahmad al-Tibi, líder del partido Lista Conjunta Árabe-Judía, arremetió duramente contra la ministra del interior, Ayelet Shaked, por intentar renovar la “racista” e “inhumana” ley de ciudadanía que prohíbe la unificación de familias palestinas en los territorios ocupados, y pidió su inmediata abolición.

Tras haber dejado claro que Shaked ocupa el cargo gracias a los votos árabes de la coalición que lidera, el diputado exigió a la ministra que recordara su favor cada vez que firma una orden para dispersar a los palestinos y causarles daño.

Hizo hincapié en que no conocía a ningún árabe palestino que pudiera estar orgulloso de aprobar la mencionada ley y agregó que “cada árabe que aprueba esta ley está escupiendo en la cara de las familias palestinas y los hijos de su pueblo”.

 

Al-Tibi destacó el sufrimiento de las familias palestinas que se manifestaron el lunes en los territorios ocupados en 1948, para rechazar la ley que les impediría reunirse con sus familias: “Vimos niños con lágrimas en los ojos por su sufrimiento diario”, prosiguió.

La ley se debe derogar

Ante esta coyuntura, el legislador enfatizó que no hay espacio para la negociación en este asunto: “Esta ley debe ser eliminada, es una marca de vergüenza en los libros de derecho, la única decisión que se debe tomar ahora es derogar esta ley”, recalcó.

¿En qué consiste la legislatura?

La ley que prohíbe la ciudadanía de los palestinos que viven en los territorios ocupados por Israel se aprobó por primera vez en 2003 como medida de emergencia temporal y ha sido renovada y modificada desde entonces, pero el gabinete del primer ministro Naftali Bennett no consiguió renovar su vigencia debido a las discrepancias existentes entre los miembros.

Esta controvertida ley veta la concesión de nacionalidad o la residencia a los palestinos casados con ciudadanos árabes israelíes. 

Según informes, el fracaso de Bennett en de la renovación de esta ley pone de relieve las dificultades para gestionar un gabinete formado por ocho partidos ideológicamente incoherentes, que van desde la derecha nacionalista hasta la izquierda pacifista, incluida una formación islamista, y las divisiones internas que existen.

msm/ncl/mrg