• Protesta contra el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, por el asesinato del columnista Jamal Khashgogi, 25 de octubre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 5 de noviembre de 2019 9:07
Actualizada: martes, 5 de noviembre de 2019 19:31

La represión y otras prácticas abusivas contra los disidentes en Arabia Saudí registran niveles nunca vistos, bajo el poder de Muhamad bin Salman, alerta HRW.

Desde la llegada al poder del príncipe heredero Muhamad bin Salman, en junio de 2017, la ola de arrestos y represiones ha aumentado de manera significativa en Arabia Saudí, denunció el lunes, la organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW), en un informe de 62 páginas.

“El número de las detenciones en Arabia Saudí después de junio de 2017 es significativo y muy diferente con respecto al pasado”, lamentó HRW, y aseveró que, desde la llegada al poder de Bin Salman, el régimen de los Al Saud ha recurrido a prácticas nunca antes vistas para reprimir a los disidentes.

LEER MÁS: Arabia Saudí detiene a 7 defensores de reformas en el reino

LEER MÁS: Asesor de Bin Salman dirige prisiones secretas en Arabia Saudí

Entre las medidas represivas, menciona la oenegé, se encuentran la retención de personas en centros de arrestos no oficiales, la detención arbitraria a largo plazo sin cargos, juicio o cualquier proceso legal claro; presiones a familiares de destacados disidentes y activistas saudíes, así como el uso de tecnologías de piratería telefónica para espiar a opositores.

Un informe ha revelado que Arabia Saudí ha comprado, en secreto, a Israel sistemas de espionaje por un valor de 250 millones de dólares y los utiliza para espiar a activistas y opositores políticos.

El número de las detenciones en Arabia Saudí después del junio de 2017 es significativo y muy diferente con respecto al pasado”, denuncia la Organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW), en alusión al tiempo después de la llegada al poder del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman.

 

En otra parte de su informe, HRW se refirió al asesinato en octubre de 2018 de Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí en la ciudad turca de Estambul, y repudió la impunidad que gozan los asesinos del columnista del diario estadounidense The Washington Post y crítico del reino árabe.

Ante tal coyuntura, el organismo urgió al rey saudí, Muhamad bin Salman, y al príncipe heredero de la corona de los Al Saud a implementar reformas para garantizar los derechos humanos básicos de sus ciudadanos, entre ellos la libertad de expresión.

Un artículo de la revista estadounidense Foreign Policy, publicado en junio, alerta que la campaña antiextremismo y la defensa a los derechos de la mujer que dice liderar Bin Salman, no son más que una gran farsa. Conforme a las cifras ofrecidas por distintos organismos, durante su arresto, las mujeres activistas son sometidas a descargas eléctricas y azotes, además, muchas sufren abusos sexuales.

Ante esa situación, Saad al-Faqih, uno de los más destacados detractores del régimen saudí, resalta que casi todo el pueblo saudí está en contra de las políticas de Bin Salman y espera una oportunidad para lanzar una revolución contra la familia real.

fmk/ncl/mrz/msf

Comentarios