• El príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, en Riad, la capital de Arabia Saudí, 17 de abril de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 14 de junio de 2019 16:18

La supuesta campaña antiextremismo que dice liderar el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, no es más que una gran farsa, aseguran dos expertos.

Los periodistas Ola Salem y Abdullah Alaoudh califican de “gran farsa” en un artículo publicado el jueves en la revista estadounidense Foreign Policy la campaña antiextremismo y las reformas emprendidas por el joven líder saudí, y advierten de que, en realidad, lo que está haciendo Bin Salman con la campaña es reprimir a sus detractores.

En el artículo, los politólogos recuerdan que al llegar al poder el príncipe heredero saudí anunció el comienzo de una campaña de reformas para dar fin al extremismo rampante en Arabia Saudí, algo que no se ha cumplido, dado que MbS (el alias de Bin Salman) no ha hecho más que encarcelar a sus oponentes y a quienes reclaman más libertades.

Según los periodistas, las medidas de Bin Salman, al contrario de lo que afirma, han debilitado a los reformistas en Arabia Saudí y han dado vía libre a los extremistas y ultraconservadores, los mismos que propagan las ideologías salafí y wahabí, que siguen grupos terroristas como Al-Qaeda y EIIL (Daesh, en árabe).

LEER MÁS: ‘Al mundo le preocupa que Bin Salman sea otro Sadam Husein’

LEER MÁS: ONG: Ejecuciones en Arabia Saudí se duplicaron con Bin Salman

“Está atacando a los detractores y debilitando a los moderados, que históricamente han hecho frente al terrorismo, al mismo tiempo que empodera a clérigos extremistas que dan legitimidad a su campaña de represión. Esta política silencia temporalmente a los críticos, pero está creando un ambiente en el que el extremismo podría crecer”, alertan.

Está atacando a los detractores y debilitando a los moderados, que históricamente han hecho frente al terrorismo, al mismo tiempo que empodera a clérigos extremistas que dan legitimidad a su campaña de represión. Esta política silencia temporalmente a los críticos, pero está creando un ambiente en el que el extremismo podría crecer”, se lee en un artículo redactado por los periodistas Ola Salem y Abdullah Alaoudh sobre las supuestas reformas emprendidas por el príncipe heredereo saudí, Muhamad bin Salman.

 

Por último, Salem y Alaoudh recuerdan que desde la llegada al poder de MbS muchos de quienes critican a los Al Saud y a las autoridades han sido condenados a muerte o a largas penas de cárcel tras juicios secretos en los que, aseguran, hay una peligrosa falta de pruebas y los acusados no disponen de los medios necesarios para defenderse.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y oenegés como Human Rights Watch (HRW) han denunciado en varias ocasiones la intensificación de la represión, el arresto y la encarcelación de activistas por el régimen de Riad, que somete a los detenidos a brutales torturas, agresiones sexuales incluidas.

LEER MÁS: ONU denuncia ‘detención arbitraria’ de activistas en Arabia Saudí

Ante esta situación, diferentes grupos pro derechos humanos han exigido a Arabia Saudí que permita a investigadores independientes supervisar las cárceles saudíes y reunirse con los detenidos, una petición a la que los Al Saud hacen caso omiso.

El pasado 7 de marzo, en un hecho sin precedentes, 36 países del mundo condenaron ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU) la penosa situación de los derechos humanos en Arabia Saudí.

LEER MÁS: 36 países condenan la crítica situación de DDHH en Arabia Saudí

hgn/mla/tmv/rba

Comentarios