• El rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud (centro) y su heredero, Muhamad bin Salman (izda.), en un acto en Riad, 9 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 22 de abril de 2019 16:43
Actualizada: lunes, 22 de abril de 2019 17:55

Los disidentes saudíes afirman que el régimen de los AL Saud es el principal “patrocinador del terrorismo” del mundo, y prometen resistir hasta el final.

En una declaración emitida este lunes, el grupo Lijan al-Hirak al-Shabi (comité del movimiento popular) ha denunciado los intentos del régimen saudí para respaldar a los grupos terroristas y ha asegurado que no cesará su lucha, pese a las masivas represiones de Riad.

“El régimen que gobierna la península árabe, se presenta como un partidario del Islam mientras es un patrocinador del terrorismo. Es más, respalda a los terroristas para instrumentalizar las políticas mundiales y les provee recursos económicos, los cuales obtiene de los bienes y propiedades de su propia gente”, reza la nota.

El grupo, además, ha denunciado la sistemática represión de las manifestaciones antigubernamentales en el reino árabe, especialmente, en la ciudad de Al-Qatif, lugar del nacimiento del fallecido prominente clérigo chií el sheij Nimr Baqer al-Nimr.

Al-Qatif ha sido escenario de amplias protestas contra el régimen de Riad y en dicha ciudad la población de mayoría chií, reclama la protección de la libertad de expresión, la liberación de los presos políticos y el fin de la discriminación económica y religiosa.

El régimen que gobierna la península árabe, se presenta como un partidario del Islam mientras es un patrocinador del terrorismo. Es más, respalda a los terroristas para instrumentalizar las políticas mundiales y les provee recursos económicos, los cuales obtiene de los bienes y propiedades de su propia gente”, denuncia el grupo antigubernamental saudí Lijan al-Hirak al-Shabi (comité del movimiento popular).

 

El régimen gobernante de Al Saud ha respondido siempre con mano dura las marchas de la población chií, lo que ha tensado aún más la situación en esta región. Las manifestaciones en Al-Qatif, situada en la provincia Oriental, se han intensificado desde enero de 2016 cuando el régimen ejecutó al prominente clérigo chií el sheij Nimr Baqer al-Nimr.

En 2017, las protestas se extendieron en la ciudad chií de Al-Awamiya, también en la provincia Oriental. Arabia Saudí reprimió con fuerza varias movilizaciones que se estaban celebrando contra el intento del Ejecutivo para demoler el histórico barrio de Al-Musawara.

Decenas de civiles fueron asesinados durante la represión militar que duró una semana en Al-Musawara y unas 30 000 personas tuvieron que huir de la ciudad.

En reiteradas ocasiones, organizaciones y oenegés pro derechos humanos, como la organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional, han denunciado el aumento exponencial de la represión, el arresto y la encarcelación de activistas por el régimen de Riad, a los que, además, someten a torturas brutales, agresiones sexuales incluidas.

myd/ctl/tmv/mkh

Comentarios