• Una sesión del Congreso de Estados Unidos.
Publicada: miércoles, 20 de marzo de 2019 3:19

Nueve senadores demócratas estadounidenses pidieron al rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, que libere a disidentes y activistas de DD.HH. detenidos.

Mediante una carta enviada este martes al rey saudí, los senadores norteamericanos solicitaron la liberación de los ciudadanos disidentes y activistas de derechos humanos, incluido un ciudadano estadounidense detenido desde 2017.

“No solo las organizaciones internacionales acreditadas han detallado la detención arbitraria de activistas pacíficos y disidentes sin juicio por largos períodos, sino que la discriminación sistemática contra las mujeres, las minorías religiosas y el maltrato de trabajadores migrantes y otros también ha sido bien documentada”, escribieron los senadores en la carta.

Los legisladores, en su carta, pidieron al rey Salman que perdonara al abogado de derechos humanos Waleed Abu al-Khair y al escritor Raif Badawi, además de liberar de inmediato a las activistas por los derechos de las mujeres Loujain al-Hathloul y Samar Badawi, y al doctor Walid Fitaihi, ciudadano estadounidense detenido sin cargos desde noviembre de 2017.

La carta del martes expresó también la preocupación de que cualquier reforma nacional bajo el príncipe de la corona, hayan sido “profundamente socavadas” por acciones tales como el asesinato del columnista del diario estadounidense The Washington Post, Jamal Khashoggi, “exceso de confianza” sobre la pena de muerte y la intervención militar de Arabia Saudí en Yemen.

No solo las organizaciones internacionales acreditadas han detallado la detención arbitraria de activistas pacíficos y disidentes sin juicio por largos períodos, sino que la discriminación sistemática contra las mujeres, las minorías religiosas y el maltrato de trabajadores migrantes y otros también ha sido bien documentada”, escribieron los senadores demócratas en su carta enviada al rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud.

 

La carta fue firmada por el senador demócrata Dick Durbin, Leahy, Dianne Feinstein, Kirsten Gillibrand, Richard Blumenthal, Elizabeth Warren, Ron Wyden ,Ed Markey y Jeanne Shaheen.

Varias organizaciones pro derechos humanos, incluida la Amnistía Internacional (AI), consideran “horrible” la situación de los derechos humanos en Arabia Saudí y han criticado las medidas represivas de la dinastía gobernante contra los activistas y opositores.

La oenegé Prisoners of Conscience (prisioneros de conciencia, en español) anunció el enero de 2018 que un clérigo disidente saudí había sido declarado con muerte cerebral luego de que las autoridades de Riad le inyectaran una sustancia tóxica.

Debido a esta coyuntura, tanto AI como la organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) instan a Arabia Saudí a permitir que investigadores independientes aclaren nuevas acusaciones de torturas y maltratos a activistas.

fmd/sjy/mjs/hnb

Comentarios