• El canciller saudí, Adel al-Yubeir, 29 de agosto de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 21 de octubre de 2018 16:01
Actualizada: domingo, 21 de octubre de 2018 17:18

El canciller saudí, Adel al-Yubeir, ha calificado este domingo de un “tremendo error” el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

En una entrevista concedida a Fox News, el ministro saudí de Exteriores ha considerado un “error grave” la muerte de Khashoggi en el consulado saudí en Estambul, y ha subrayado que las autoridades saudíes están trabajando para hallar el cuerpo sin vida de Khashoggi y determinar los detalles que rodearon su muerte.

Asimismo, ha señalado que el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud, no estaba al tanto de nada, ya que los asesinos del periodista esquivaron a las autoridades, cometieron un error e intentaron ocultarlo.

“Los individuos hicieron esto fuera del alcance de su autoridad”, y ninguno de los involucrados mantenía vínculos estrechos con el príncipe heredero, ha agregado.

Al-Yubeir también ha asegurado que el rey saudí, Salman bin Abdulaziz, está determinado a que los responsables de la muerte del periodista “rindan cuentas”.

Los individuos hicieron esto fuera del alcance de su autoridad”, y ninguno de los involucrados mantenía vínculos estrechos con el príncipe heredero, ha agregado el canciller saudí, Adel al-Yubeir.

 

De igual modo, ha declarado que el asesinato del periodista no afectará a las relaciones de Arabia Saudí con EE.UU., pues Riad y Washington “resistirán” a esta situación.

Khashoggi, quien era columnista del diario estadounidense The Washington Post y poseía la residencia permanente en Estados Unidos, ingresó el pasado 2 de octubre al consulado saudí en Estambul con el fin de obtener un documento que necesitaba para contraer nuevas nupcias, sin embargo, nunca llegó a abandonar el lugar, conforme a las declaraciones brindadas por su prometida.

La información proporcionada por Riad acerca de que la muerte del periodista ocurrió tras una pelea en el interior del consulado ha indignado a muchos países, así como a varias organizaciones pro derechos humanos, porque no admiten como cierta dicha versión.

El anuncio de la muerte del periodista y las detenciones que se han producido en el reino árabe a raíz del asesinato demuestran que, en realidad, solo tratan de desvincular al príncipe heredero saudí de este crimen, un personaje que también ha desempeñado un papel fundamental en la inhumana guerra contra Yemen y en el inopinado “secuestro” del premier de El Líbano, Saad Hariri.

mkh/anz/hnb/rba

Comentarios