• Efectivos policiales trasladan a un ciudadano herido en un atentado terrorista en Afganistán.
Publicada: lunes, 3 de diciembre de 2018 10:06
Actualizada: lunes, 3 de diciembre de 2018 19:19

Once civiles afganos han perdido la vida en las operaciones nocturnas de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en la provincia oriental de Paktia.

Las autoridades locales confirmaron el domingo la tragedia ocurrida en el distrito de Zurmat; y la gente, en protesta contra la muerte de civiles inocentes a manos de los militares extranjeros, se congregó frente al edificio de la gobernación de Paktia, hasta donde llevaron en cortejo fúnebre el cuerpo sin vida de las víctimas. 

Los manifestantes, además, bloquearon la carretera que conduce a Kabul, capital afgana, impidiendo el tránsito de vehículos.

La semana pasada, otros siete civiles murieron y cinco resultaron heridos en la ciudad de Gomal, también en Paktia, en unas operaciones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) lideradas por EE.UU.

En la ciudad de Suki, en la provincia también oriental de Kunar, seis civiles afganos, entre ellos mujeres y niños, murieron debido a los bombardeos de las fuerzas estadounidenses.

Hace cinco días los medios locales informaron de la muerte de al menos 30 civiles afganos como resultado de los ataques de las tropas extranjeras en Helmand (sur). Pese a que la fuerza liderada por la OTAN en Afganistán dijo que el ataque iba dirigido contra los talibanes, autoridades y testigos locales denunciaron que entre las víctimas no había ni un miembro de Talibán.

 

En los últimos meses ha aumentado el número de muertos civiles en Afganistán en operaciones de la OTAN, al punto de generar críticas en el Senado y el Parlamento afgano.

La Oficina de Periodismo de Investigación reveló en su reciente informe que en octubre los aviones de combate estadounidenses habían bombardeado en 392 operaciones 66 edificios en Afganistán.

El informe aumenta las preocupaciones existentes ante la muerte de civiles, pues durante este tipo de ataques los pilotos difícilmente pueden identificar a las personas que se encuentran en el interior de un edificio.

Desde 2001, Afganistán sufre una especie de invasión de EE.UU. y sus aliados: desplegaron sus fuerzas militares en dicho país so pretexto de derrocar al grupo Talibán, luchar contra los terroristas e intensificar la lucha antidroga, pero su presencia no ha hecho más que empeorar las condiciones ya de por sí malas de la nación asiática.

msm/mjs/nii/

Comentarios