• Soldados de EE.UU. cargan un mortero en Afganistán.
Publicada: jueves, 6 de julio de 2017 1:39

Durante una operación contra los talibanes en la provincia afgana de Helmand muere un soldado estadounidense y otros dos resultan heridos.

Este miércoles, un portavoz militar de EE.UU. ha informado de la muerte del soldado Hansen Kirkpatrick, de 19 años y natural de Wasilla, estado de Alaska, cuando el lunes, mientras participaba en una operación contra los talibanes, en la provincia occidental de Helmand, recibió un “fuego indirecto”, es decir, que fue alcanzado por un mortero o algún otro tipo de disparo.

Respecto a las heridas que sufrieron los otros dos soldados, la fuente ha declarado que no son de suma gravedad, y por tanto, sus vidas no corren ningún riesgo, para después subrayar que les están tratando en una instalación médica de la coalición occidental, liderada por EE.UU., en Afganistán.

Del mismo modo, el portavoz del Departamento estadounidense de Defensa (Pentágono), el capitán de navío Jeff Davis, ha aclarado que los referidos soldados estaban participando en operaciones fuera de la base con fuerzas afganas de seguridad cuando fueron atacados en el distrito de Nawah, en la provincia de Helmand.

En cuanto a la autoría del ataque, Davis ha subrayado que fue “presumiblemente” un ataque talibán, llegando a afirmar que “no hay razón para creer que se trate de otra cosa”.

 

Mientras se anuncia esta baja estadounidense, los altos mandos de las tropas desplegadas en Afganistán están a la espera de que, en breve, el jefe del Pentágono, James Mattis, presente al presidente de EE.UU., Donald Trump, una estrategia renovada para llevar adelante sus misiones en el país asiático, ya que actualmente las mismas se encuentran en un punto muerto.  

En este sentido, el martes, miembros del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado estadounidense, liderados por el republicano John McCain, pidieron en Kabul, capital afgana, aumentar el contingente desplegado en Afganistán, y al mismo tiempo, más bombardeos sobre las posiciones de los talibanes, a fin de obligarles a sentarse a la mesa de negociaciones.

Actualmente hay unos 8400 soldados estadounidenses en Afganistán, además de otros 5000 efectivos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). De hecho, este ente pretende ampliar su presencia en el país asiático con 1000 soldados más.

Ante la coyuntura de que el Pentágono quiere enviar más tropas a Afganistán, surge la pregunta de por qué EE.UU. pretende desplegar a sus efectivos cuando el propio Mattis ha reconocido que la lucha estadounidense contra los talibanes no está teniendo éxito.

krd/anz/mkh/rba

Comentarios