• El ministro de Información del Gobierno de Salvación Nacional de Yemen, Zaifulá al-Shami, habla con la prensa.
Publicada: lunes, 22 de noviembre de 2021 10:35

Yemen advierte a Arabía Saudí de contraataques más graves en caso de que Riad siga adelante con su agresión militar y su brutal asedio contra su vecino del sur.

El ministro de Información del Gobierno de Salvación Nacional de Yemen, Zeifulá al-Shami, saludó el domingo el ataque de represalia contra posiciones militares saudíes en la base aérea Malik Jalid, en Riad y la exitosa implementación de la “Octava Operación de Equilibrio de disuasión” en el marco del bombardeo, utilizando 14 drones de combate desarrollados en el país.

Las futuras operaciones de disuasión serán más dolorosas y paralizantes en caso de que no cese la agresión [liderada por Arabia Saudí] y no se levante el asedio. El pueblo yemení no se quedará de brazos cruzados ante los crímenes que está cometiendo la coalición de agresión y el injusto bloqueo”, señaló Al-Shami en unas declaraciones recogidas por la agencia local de noticias Saba News.

Según el diplomático yemení, las operaciones de Saná se inscriben “en el marco del derecho legítimo de respuesta”, garantizado por la legislación nacional del país y los principios internacionales, contra la continúa agresión y el asedio dirigidos por Arabia Saudí a Yemen.

 

Agresores recurren a apagón informativo para ocultar los daños

El alto funcionario yemení puso de relieve que la reciente Operación de Equilibrio de disuasión infligió grandes pérdidas a Arabia Saudí, y añadió que los funcionarios del reino establecieron un apagón informativo para ocultar los daños y su vergüenza, todo ello mientras mantenía vivo su mito de invencibilidad.

Dicha operación, según destacó Al-Shami, transmitió un importante mensaje a la coalición saudí, recordándoles que las Fuerzas Armadas yemeníes están en posesión de poderosas armas capaces de disuadir a los agresores.

El Ejército y los comités populares de Yemen han incrementado en los últimos meses sus ataques de represalia contra los objetivos militares y vitales de Arabia Saudí y sus aliados, en respuesta a la agresión sangrienta de más de seis años lanzada contra la nación yemení, con la intención de restaurar en el poder al fugitivo expresidente de Yemen, Abdu Rabu Mansur Hadi, y aplastar al movimiento Ansarolá.

Las autoridades yemeníes enfatizan que sus ataques son un “derecho legítimo” para defender a su pueblo en esta guerra impuesta en su contra por Riad con el apoyo de EE.UU. y el Occidente. También advierten que la respuesta yemení será cada vez más dolorosa, si la monarquía árabe y sus aliados no ponen fin a sus bombardeos y el bloqueo aéreo y naval contra Yemen.

nsh/tqi/mkh