• Cuerpos de las víctimas de un bombardeo saudí en Al-Dhamar, Yemen, 1 de septiembre de 2019. (Foto: Reuters)
Publicada: jueves, 28 de enero de 2021 2:57

El movimiento popular yemení Ansarolá dice que el hecho de que EE.UU. suspenda la venta de armas a Arabia Saudí y los EAU no eliminará los crímenes de los tres.

El Gobierno de EE.UU. congeló el miércoles varios acuerdos de venta de armas que había iniciado la Administración anterior, presidida por Donald Trump, entre ellos, la venta de aviones de combate F-35 para los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y de bombas inteligentes a Arabia Saudí; ambos países participan en la guerra contra Yemen.

El Departamento estadounidense de Estado pausó la implementación de estos acuerdos para que el Gobierno del actual presidente de EE.UU., Joe Biden, pueda evaluar si siguen o no las líneas estratégicas de la política exterior por la que se regirá su mandato.

A través de un mensaje emitido la misma jornada en la red social Twitter, el presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, Muhamad Ali al-Houthi, enfatizó que tal medida no borrará los crímenes que cometieron Arabia Saudí y sus aliados contra el país más pobre del mundo árabe en la guerra que lanzaron en su contra en marzo de 2015.

“La congelación no es disuasoria y no eximirá de la responsabilidad por los asesinatos, la destrucción, la hambruna y el asedio, al actual terrorismo estadounidense, saudí y emiratí contra la República de Yemen”, tuiteó.

 

La nueva decisión de Washington se produce después de que el pasado lunes diera marcha atrás y suspendiera, por el plazo de un mes, las sanciones contra Ansarolá, movimiento incluido por el Gobierno de Trump en la lista negra de grupos terroristas pese a las advertencias y las críticas de las Naciones Unidas y grupos de ayuda.

Al respecto, Al-Houthi había dicho que “EE.UU. es la fuente del terrorismo” y “un socio para matar a yemeníes o dejarlos con hambre”.

De hecho, las autoridades yemeníes advierten que Washington es el principal socio de Arabia Saudí en la agresión a la nación yemení y se opone a la paz en Yemen.

ftn/anz/fmk