• El misil balístico inteligente de fabricación nacional, el Badr-F, en una exhibición en Saná, capital de Yemen, 7 de julio de 2019.
Publicada: miércoles, 10 de julio de 2019 18:10
Actualizada: miércoles, 10 de julio de 2019 22:09

El Ejército de Yemen ha lanzado un misil balístico de fabricación nacional contra los blancos saudíes en Najran, causando la muerte de 45 mercenarios de Riad.

El portavoz del Ejército de Yemen, el general de brigada Yahya Sari, ha informado de la operación llevada a cabo este miércoles contra una posición de los mercenarios, pagados por Riad y Emiratos Árabes Unidos (EAU), en la región de Najran (suroeste de Arabia Saudí).

Las unidades de defensa de misiles yemeníes han llevado a cabo el ataque con un misil balístico de fabricación nacional Badr-F, que también ha dejado varios heridos en las filas de las fuerzas lideradas por el régimen saudí, conforme ha avanzado Sari.

Asimismo, se espera que la cifra de muertos aumente aún más en las próximas horas, puesto que algunos de los heridos se encuentran en estado crítico.

Horas antes de la operación, el portavoz del Ejército de Yemen ya advirtió a Riad y sus aliados –que desde 2015 libran una brutal campaña militar contra Yemen con armas que les venden EE.UU. y otros países occidentales– de su capacidad para defender su país ante cualquier agresión y precisó que sus arsenales están llenos de misiles y drones.

 

El Ejército yemení, con el apoyo del movimiento popular Ansarolá, llevó a cabo también el lunes ataques con aviones no tripulados Qasif 2K contra la central eléctrica de Tahama y el aeropuerto internacional de la ciudad saudí, ambas instalaciones situadas en Abha, sur de Arabia Saudí.

En las últimas semanas, los centros militares en Arabia Saudí han sido objeto de varios ataques del Ejército yemení, con el apoyo de Ansarolá, en represalia por la agresión que lidera Riad, que ha dejado ya 91 600 muertos.

Conforme a los cálculos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), si dicha campaña contra la población civil del país más pobre del mundo árabe no se detiene, el año que viene podría llegarse a la cifra de 500 000 víctimas mortales.

Ansarolá urgió el martes a la plena retirada de las fuerzas agresores de Riad y sus aliados de Yemen en la misma jornada en la que las autoridades de EAU, país que forma parte de la campaña militar de Arabia Saudí, anunciaron su decisión de retirar a gran parte de sus tropas desplegadas en suelo yemení.

mtk/tmv/rba

Comentarios