• Los yemeníes distribuyen ayuda humanitaria en un depósito del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas.
Publicada: martes, 18 de junio de 2019 8:51
Actualizada: miércoles, 19 de junio de 2019 8:50

El movimiento Ansarolá insta a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que deje de suministrar comida podrida a los yemeníes afectados por la guerra saudí.

“El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas tiene que reemplazar sus alimentos con plagas con dinero en efectivo”, declaró el lunes el presidente del Comité Supremo Revolucionario de Yemen, Muhamed Ali al-Houthi, en declaraciones publicadas este martes en la televisión local Al Masirah.

Añadió que el director ejecutivo del PMA, David Beasley, debe escuchar atentamente las protestas de los yemeníes a la comida podrida que ha ofrecido la ONU a los civiles, en vez de acusar a Ansarolá de desviar la ayuda humanitaria y poner trabas a las actividades de la agencia de las Naciones Unidas.

Al-Houthi afirmó que la justicia requiere que no se permita la compra de alimentos en mal estado. “Estamos con los procedimientos correctos de manera transparente, de una manera que no viole las leyes de Yemen”, aseguró el también miembro de Ansarolá.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas tiene que reemplazar sus alimentos con plagas con dinero en efectivo”, declaró el presidente del Comité Supremo Revolucionario de Yemen, Muhamed Ali al-Houthi.

 

Muhamed Ali al-Houthi subrayó que Beasley con sus declaraciones busca presentar una imagen buena de la coalición de Arabia Saudí, responsable de la crisis catastrófica del pueblo yemení.

LEER MÁS: Vídeo: Ayuda humanitaria de ONU a Yemen contenía comida podrida

LEER MÁS: ONU: Arabia Saudí debe costear 100 % de ayuda humanitaria a Yemen

Comida podrida de Programa Mundial de Alimentos afecta la salud de los civiles

A principios del pasado mes de mayo, Al Masirah publicó un vídeo en el que se ve cómo las Naciones Unidas suministran comida podrida a los afectados yemeníes. Pese a que no hay cifras formales, varios informes indican que estas ayudas humanitarias han afectado negativamente la salud de los civiles yemeníes más débiles como las mujeres y los niños.

Saad Malik, una niña de 11 años de la provincia noroccidental de Hajjah, sufrió diarrea acuosa severa a fines de 2018. Conforme a los médicos, la adolecente se sufrió por alimentos contaminados distribuidos por el PMA.

Seis meses después de este caso, la Asociación yemení de Protección al Consumidor anunció que rechazó un lote de ayuda humanitaria de 163 000 bolsas del Programa Mundial de Alimentos que estaba destinado a los yemeníes del puerto Al-Hudaida.

Desde marzo de 2015, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) confirmó que al menos siete mil 300 niños murieron o resultaron heridos de gravedad en Yemen.

La campaña de bombardeos saudí, que cuenta con el apoyo armamentístico de EE.UU. y otros países occidentales, ha causado más de 60 000 muertes. La ONU calcula que, si la guerra no se detiene, la cifra de víctimas mortales llegará a 233 000 para finales del año 2019.

mkh/rha/ftm/msf

Comentarios