• Unicef: 2300 niños de la caravana de migrantes corren peligros
Publicada: viernes, 26 de octubre de 2018 23:39

Unicef alerta de la crítica situación que enfrentan unos 2300 niños de la caravana de migrantes centroamericanos que se dirige a EE.UU.

“El largo y difícil viaje ha expuesto a los niños a las inclemencias del tiempo, incluyendo peligrosas altas temperaturas, con un acceso limitado al refugio. Algunos ya están enfermos o sufren deshidratación”, indicó el viernes Marixie Mercado, la portavoz del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Mercado señaló que los menores se enfrentan al “riesgo de explotación, violencia y abuso”, debido a que las peligrosas rutas irregulares por las que avanza la marea de migrantes hacia EE.UU.

Precisó, asimismo, que muchos de los niños y las niñas y sus familias huyen de la violencia de las pandillas, de violencia de género, extorsión, pobreza y acceso limitado a educación de calidad y servicios sociales en sus países de origen. 

Por ello, agregó Mercado, los integrantes de la caravana han tomado “la difícil decisión de abandonar sus hogares” con la esperanza de poder vivir en zonas más seguras.

El largo y difícil viaje ha expuesto a los niños (de la caravana de migrantes latinoamericanos hacia EE.UU.) a las inclemencias del tiempo, incluyendo peligrosas altas temperaturas, con un acceso limitado al refugio. Algunos ya están enfermos o sufren deshidratación”, indica el viernes Marixie Mercado, la portavoz del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

 

La representante de Unicef insistió en que las leyes migratorias de todos los países deben dar prioridad a “los niños”, impedir su detención y mantener unidas a las familias.

Dada la negativa del presidente estadounidense, Donald Trump, de permitir la entrada a su país de la caravana, formada por unos 7000 migrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños, varios analistas advierten de que Washington está planeando retomar su polémica medida de separación de familias y encarcelación de menores.

De hecho, en unas declaraciones, Trump ha dicho que no descarta volver a la política de distanciamiento de padres e hijos, que adoptó en la primera mitad de año para frenar una ola de migrantes en la frontera mexicana-estadounidense.

A su vez, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha expresado su “preocupación” por los pronunciamientos de autoridades estadounidenses que catalogan a la caravana de una amenaza a la soberanía de su país.

Al respecto, el relator de la ONU sobre los Derechos Humanos de los Migrantes, Felipe González, llamó la semana pasada tanto a EE.UU. como a México a “considerar seriamente la protección de los derechos humanos de los migrantes” que salieron de San Pedro Sula, en Honduras, el 13 de octubre, y actualmente avanzan por el sur de México.

tqi/ncl/myd/mjs

Comentarios