• Venezolanos exigen la devolución del avión retenido en el aeropuerto de Ezeiza en Buenos Aires, Caracas (capital), 9 de agosto de 2022. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 16 de agosto de 2022 0:20

El Gobierno venezolano ha vuelto a asegurar que se mantendrá “en pie de lucha” hasta devolver su avión retenido en Argentina desde el mes de junio.

“Exigimos la libertad de la tripulación de Emtrasur [avión de Venezuela] y la devolución de la aeronave, ambos secuestrados por el poder judicial argentino”, ha manifestado este lunes el ministro venezolano de Asuntos Exteriores, Carlos Faría, en un momento en el que las protestas para la devolución del avión venezolano perteneciente a la empresa Emtrasur, una filial de la aerolínea estatal Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), han aumentado mucho.

De igual manera, el canciller venezolano ha recordado que mientras millones de argentinos disfrutan de sus familias, trabajan y se divierten, la vida de los 14 venezolanos, miembros de los tripulantes del avión, se ha detenido por completo.

Además, el Ministerio de Transporte de Venezuela, también ha afirmado esta misma jornada que el país bolivariano se mantiene “en pie de lucha” y exige al sistema de justicia de Argentina que liberen a la tripulación de su aeronave retenido. “Basta de abusos, persecuciones, bloqueos y sanciones criminales”, ha expresado la Cartera.

Esto mientras que, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, informó la semana pasada que iniciaría una campaña para recuperar el avión de su país, así como otros bienes nacionales de Venezuela. “Vamos a articular una gran campaña, desde Venezuela, contra las sanciones, contra la persecución criminal, por el rescate del oro en Londres, y por el rescate de los pilotos y del avión que tienen secuestrado en Argentina”, sostuvo.

¿Qué pasó con el avión venezolano?

El avión Boeing 747-300, cargado de piezas para compañías del sector automotriz y cubría la ruta Ezeiza (Argentina)-Montevideo (Uruguay)-Caracas (Venezuela), ingresó en Argentina el pasado 6 de junio procedente de México y dos días después despegó para ir a Uruguay, pero aterrizó nuevamente en el aeropuerto argentino de la localidad bonaerense de Ezeiza porque el país vecino no habilitó su aterrizaje, mientras que ninguna empresa le proveyó combustible por temor a las sanciones a las que podría recurrir Estados Unidos.

Unos días después, un juez ordenó retener los pasaportes de la tripulación—cinco iraníes y 14 venezolanos— del avión, impidiendo su salida del país en el marco de una acusación sin base por posibles vínculos con el terrorismo internacional.

A principios de este mes de agosto, la Justicia argentina anuló la prohibición de salida del país y autorizó la partida de 12 de los 19 tripulantes del avión, sin embargo, decidió retener todavía a cuatro iraníes y tres venezolanos, considerando que aún hay elementos para investigar, lo que ha provocado la ira de más de un millar de venezolanos.

Por su parte, Irán insta a Argentina a no dejarse someter a las presiones de EE.UU. en el caso del avión venezolano retenido y pide la liberación de los tripulantes iraníes.

La Cancillería iraní citó a mediados de julio al encargado de negocios temporal de la embajada argentina en Teherán para expresarle la fuerte protesta del país persa por la retención de los cinco tripulantes iraníes del aparato. Teherán tachó de una flagrante violación de los derechos humanos restringir la salida de los ciudadanos iraníes de Argentina y pidió su inmediata liberación.

glm/hnb