• El canciller venezolano, Jorge Arreaza, pronuncia un discurso, en Caracas, la capital, 20 de agosto de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 30 de diciembre de 2019 7:09
Actualizada: martes, 31 de diciembre de 2019 6:52

Venezuela condena la decisión del Gobierno brasileño de dar la condición de refugiados a los 5 desertores involucrados en el asalto a un cuartel militar.

“Al otorgar refugio sobre supuestos no contemplados en las convenciones internacionales correspondientes, la República Federativa de Brasil, no solo agravia el derecho internacional humanitario, sino que establece peligrosos precedentes de protección a personas que han cometido delitos flagrantes contra la paz y estabilidad de otro Estado”, denunció la Cancillería venezolana en un comunicado emitido ayer domingo.

El Gobierno bolivariano, de esta manera, condena la decisión de Brasil de otorgar la condición de refugiados a cinco sujetos desertores del Ejército venezolano, responsables materiales del asalto armado del 22 de diciembre al 513 Batallón de Infantería Selva Mariano Montilla, ubicado en el estado de Bolívar. Esta medida confirma la complicidad del Gobierno brasileño con EE.UU., según Venezuela.

Añade, no obstante, que el pueblo del país bolivariano tiene la certeza de que el pueblo brasileño jamás acompañaría decisiones temerarias como las que ha tomado el “debilitado gobierno” del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Los gobiernos aliados de Estados Unidos atentan contra “la paz de Venezuela a través de mercenarios que han confesado sus crímenes” y por tanto “cabría preguntarle a las autoridades políticas y militares de Brasil cuál sería la reacción si Venezuela les diese protección jurídica a desertores de su ejército, huyendo de un ataque a instalaciones militares brasileñas, perpetrado para generar zozobra en su población”, añade la nota del Ministerio de Exteriores venezolano al respecto.

Las declaraciones de la Cancillería se produjeron después de que el sábado el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidiera a su homólogo brasileño que entregara a su país a los militares mencionados.

El mandatario del Gobierno chavista confirmó en su momento que opositores entrenados en campamentos paramilitares de países vecinos y aliados de EE.UU., como Colombia, Perú y Brasil, cometieron el ataque al destacamento militar. 

El viernes, el Gobierno de Brasil confirmó que los cinco militares venezolanos fueron localizados la víspera en una reserva indígena en Sao Marcos, vasto territorio en el norte del estado de Roraima (norte).

En el asalto armado al Batallón de Infantería se sustrajeron 120 fusiles de asalto y 9 lanzacohetes, una operación violenta en la que perdió la vida el cabo primero de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Jean Pierre Caraballo Marcano.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, catalogó entonces el ataque de “una estrategia golpista de triangulación de gobiernos del Cártel de Lima para producir violencia, muerte y desestabilización política en Venezuela”.

nlr/msm/nii

Comentarios