• El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un acto en el estado Vargas (norte), 6 de abril de 2018.
Publicada: sábado, 7 de abril de 2018 14:19

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió el viernes de que las ‘garras’ de Estados Unidos resultan claramente visibles tras la orden de detención del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) por supuesta corrupción asociada al caso Lava Jato.

“Es el imperio tratando de poner sus garras para controlar y dominar otra vez a América Latina (…) esto que le están haciendo a Lula acrecentará la conciencia y la lucha de Brasil y la fuerza de lo que va a ser (…) una nueva ola de pueblos libres”, dijo el mandatario venezolano durante un acto realizado en el estado Vargas (norte).

En otro acto celebrado en la misma jornada del viernes y transmitido por la televisión nacional de Venezuela, Maduro agregó que es una “canallada bochornosa” lo que se le está haciendo con Lula da Silva, un presidente que durante su gestión “sacó a 38 millones de brasileños de la pobreza”.

Lo que sucede en Brasil, insiste el presidente chavista, es “un golpe de Estado”: “derrocaron primero a la presidenta constitucional Dilma Rousseff con un golpe parlamentario y ahora quieren meter a Lula da Silva en la cárcel”.

Añade que pretenden encarcelar al exgobernante brasileño porque va encabezando todas las encuestas. “Si Lula es candidato seguro que el pueblo de Brasil lo haría nuevamente presidente de Brasil”, añadió.

Es el imperio tratando de poner sus garras para controlar y dominar otra vez a América Latina (…) esto que le están haciendo a Lula acrecentará la conciencia y la lucha de Brasil y la fuerza de lo que va a ser (…) una nueva ola de pueblos libres”, advierte el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

 

Lula, el líder más popular de Brasil, fue condenado por corrupción a nueve años de cárcel en primera instancia, una pena luego ampliada a doce años y un mes por un Tribunal Superior por supuesta corrupción asociada al caso Lava Jato y recibir sobornos de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de contratos.

La orden de encarcelamiento ha desencadenado multitudinarias marchas desde el pasado jueves en diversos estados de Brasil, las más destacadas hasta ahora se han celebrado en Paraná, Bahia, Natal, Rio Grande do Sul, Pará, São PauloLos manifestantes, en las protestas, bloquearon calles y avenidas, quemaron cauchos y basura y la consigna más coreada fue “Lula Libre”.

Lula da Silva se encuentra actualmente en el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en el cinturón obrero de Sao Paulo, un improvisado “fortín” custodiado por centenares de seguidores que tratan de hacer un cordón humano a su alrededor para evitar que sea llevado a la cárcel.

Los medios locales informaron también el viernes de que la Policía Federal de Brasil no se desplazará hasta la sede donde se encuentra Lula da Silva junto a líderes de su partido y miles de simpatizantes, pues no hay condiciones de seguridad para el operativo y se podrían desatar hechos de violencia.

snz/rba/nii/

Comentarios