• El embajador venezolano en Madrid (España), Mario Isea Bohórquez, responde a preguntas de los periodistas tras salir del Ministerio español de Exteriores, que le había convocado por supuestos insultos del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, abril de 2016.
Publicada: sábado, 18 de febrero de 2017 1:12

Venezuela ha denunciado que España dirige desde hace varios años una campaña en su contra, la cual ha generado un ‘problema de fondo’ entre Caracas y Madrid.

"Hay un problema de fondo que tiene que ver con una campaña sostenida estos últimos años contra el estado de derecho y las instituciones en Venezuela", ha argumentado este viernes el embajador venezolano en Madrid (España), Mario Isea Bohórquez, mientras ha indicado que el Gobierno español y el Partido Popular (PP) están detrás de dicha campaña.

Asimismo, Isea ha expresado su preocupación por el apoyo que brinda Madrid a sectores violentos de la oposición venezolana, cuya agenda ha dejado decenas de fallecidos y centenares de heridos, aludiendo así a las manifestaciones antigubernamentales orquestadas en 2014 por la ultraderecha venezolana con el objetivo de posibilitar un golpe de Estado contra el Gobierno de Caracas.

Hay un problema de fondo que tiene que ver con una campaña sostenida estos últimos años contra el estado de derecho y las instituciones en Venezuela", ha argumentado el embajador venezolano en Madrid (España), Mario Isea Bohórquez.

Ha dicho también que la campaña ha influido en grupos que ‘no apoyan ningún proceso de diálogo’ y ha aupado incluso la retirada de la derecha venezolana de los diálogos con el Ejecutivo.

 

"Sólo esperamos que se respeten nuestras instituciones y nuestra soberanía”, ha destacado Isea a periodistas tras salir de un encuentro con el secretario de Estado para Iberoamérica de la Cancillería española, Fernando García Casas, quien le había convocado por los supuestos insultos del presidente venezolano, Nicolás Maduro, al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Rajoy pidió el jueves al Gobierno de Caracas libertad para sus presos políticos, entre ellos el líder opositor Leopoldo López. Luego, Maduro acusó a Madrid de usar a Venezuela para desviar la atención de sus problemas internos; hecho que provocó la indignación del país europeo.

No obstante, el embajador del país bolivariano ha recalcado que "las relaciones de respeto y de afecto entre los pueblos se mantienen si no hay injerencias".

Igualmente, ha recordado las trágicas consecuencias que pueden tener las intervenciones extranjeras, refiriéndose a los resultados de la invasión estadounidense a Irak. Cuando el expresidente de EE.UU., George W. Bush, el expremier británico Tony Blair y expresidente del Gobierno español José María Aznar “reconocieron que la información en la que se basaron era errónea, ya nadie podía revivir a los muertos”, ha lamentado.

bhr/ctl/mkh/rba

Comentarios