• El ministro iraní del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, habla en el Parlamento, 14 de abril de 2019. (Foto: IRNA)
Publicada: domingo, 14 de abril de 2019 15:18
Actualizada: lunes, 15 de abril de 2019 2:07

25 provincias y más de 4400 aldeas iraníes han sufrido, desde el 19 de marzo, enormes inundaciones, que se desataron a raíz de unas lluvias sin precedentes.

En su intervención en una sesión abierta de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), el ministro iraní del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, ha detallado las medidas adoptadas para gestionar las riadas, e indicado que lo sucedido ha puesto de relieve la buena cooperación que existe entre los diferentes entes del país, tanto gubernamentales como privados.

Las riadas fueron un fenómeno nunca visto hasta la fecha y afectaron a 25 de las 31 provincias del país, así como a más de 4400 aldeas, ha señalado Rahmani Fazli, para luego agregar que la prioridad del Gobierno ha sido disminuir las pérdidas humanas, razón por la cual se tomó la decisión de evacuar aquellas regiones que corrían un mayor riesgo de quedar anegadas.

“Unas inundaciones de tal magnitud podrían haber causado mayores daños humanos, pero, gracias a Dios y a los esfuerzos realizados por diferentes entidades, y con la ayuda del pueblo, hemos podido minimizar las pérdidas humanas”, ha dicho el titular iraní del Interior al destacar el trabajo llevado a cabo por las fuerzas del Ejército, del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), de la Policía y del Basich (Fuerza de Resistencia Popular de Irán) en las operaciones de rescate emprendidas en las zonas damnificadas por las fuertes riadas.

Rahmani Fazli ha agradecido, asimismo, a la Media Luna Roja iraní la labor que ha realizado en las zonas afectadas, donde “distribuyó unas 400 000 comidas diarias entre los damnificados”. Los miembros del citado ente participaron activamente también en las operaciones de rescate, ha destacado.

Unas inundaciones de tal magnitud podrían haber causado mayores daños humanos, pero, gracias a Dios y a los esfuerzos realizados por diferentes entidades, y con la ayuda del pueblo, hemos podido minimizar las pérdidas humanas”, ha dicho el ministro iraní del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli.

 

La provincia más afectadas ha sido Juzestán (suroeste), ha precisado el titular iraní del Interior, para después subrayar que el compensar los daños sufridos por la gente afectada debería ser una prioridad para todos, tal y como lo han ordenado tanto el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, como el presidente iraní, Hasan Rohani.

En este sentido, Rahmani Fazli ha estimado que el importe de los daños registrados hasta el momento se situaría entre los 300 000 y 350 000 millones de riales iraníes (entre 1900 y 2250 millones de euros aproximadamente).

El jefe de la Sociedad de la Media Luna Roja de Irán, Ali Asghar Peyvandi, ha informado, a su vez, que un total de 227 000 personas afectadas por las riadas han sido realojadas en varios campamentos de emergencia erigidos en zonas seguras.

Las primeras inundaciones comenzaron el 19 de marzo en el norte de Irán. Desde el 1 de abril, otras zonas en el suroeste, el oeste y el sur del país, como las provincias de Kermanshah, Juzestán, Ilam y Lorestán, registraron fuertes precipitaciones. El sábado, volvió a llover en el este del país, en gran parte desértico. La alerta por inundaciones sigue en vigor en estas regiones.

mnz/anz/hnb/rba

Comentarios