• El presidente ruso, Vladimir Putin (izda) y su par estadounidense, Barack Obama, antes de una reunión bilateral en Nueva York. 28 de septiembre de 2015.
Publicada: martes, 29 de septiembre de 2015 0:54

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha dejado claro este lunes que Estados Unidos y Francia no deben decidir sobre el destino del presidentes sirio, Bashar al-Asad.

Putin, al término de un encuentro con su par estadounidense, Barack Obama, al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), ha rechazado las injerencias foráneas sobre el futuro político de Siria y ha llamado a todos los países a apoyar a Damasco en la lucha contra el terrorismo.

Estamos pensando en ello (ataque aéreo). Nosotros no descartamos nada. Pero si tenemos que actuar sólo, respetaremos plenamente las normas jurídicas internacionales", ha afirmado el presidente ruso, Vladimir Putin.

En esta línea, ha convocado a todos los países que están dispuestos a combatir el terrorismo que se unan al centro de coordinación que han creado recientemente Rusia, Siria, Irak e Irán en Bagdad para hacer frente al grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe).

Según el mandatario ruso, que ha calificado de “muy fructífera y muy sincera” su entrevista con Obama, Moscú y Washington podrían cooperar para hacer frente al terrorismo.

"Hemos analizado la cooperación de EE.UU. y Rusia contra el terrorismo; coincidimos en la necesidad de profundizar nuestra labor en el ámbito bilateral. Ahora vamos a pensar en forma conjunta sobre la creación de los mecanismos pertinentes", ha puntualizado.

Hemos analizado la cooperación de EE.UU. y Rusia contra el terrorismo; coincidimos en la necesidad de profundizar nuestra labor en el ámbito bilateral. Ahora vamos a pensar en forma conjunta sobre la creación de los mecanismos pertinentes", ha puntualizado el presidente ruso.

Putin ha considerado posible que su país realice ataques aéreos contra las posiciones del EIIL en Siria. "Estamos pensando en ello. Nosotros no descartamos nada. Pero si tenemos que actuar sólo, respetaremos plenamente las normas jurídicas internacionales", ha afirmado.

Sin embargo, ha descartado el despliegue de fuerzas terrestres en el territorio sirio señalando que "reflexionamos sobre el modo de ayudar más al ejército sirio. En lo que concierne a las tropas de tierra, una implicación rusa no puede ser tema de discusión".

En las recientes semanas, EE.UU. ha manifestado en varias ocasiones su preocupación por una posible intervención militar rusa en Siria.

En respuesta, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, ha afirmado que Moscú continuará armando al Gobierno de Damasco en su lucha contra el grupo takfirí EIIL.

El canciller de Rusia, Serguei Lavrov.

 

El pasado agosto se dieron a conocer informes de que el Gobierno sirio había aceptado la petición de Rusia para construir una base militar en la ciudad costera de Jableh, en Latakia. Esta sería la segunda base militar rusa en el territorio sirio dado que en estos momentos también unidades navales de la Armada de Rusia mantienen su presencia en Siria en la base naval de Tartus (este).

Tanto Rusia como Irán han reiterado en múltiples ocasiones que no abandonarán a Siria y apoyarán a esta nación árabe hasta que consiga expulsar a todos los terroristas de su territorio.

kaa/ncl/hnb

Comentarios