• La situación en el norte de Siria entra en una nueva fase
Publicada: domingo, 17 de noviembre de 2019 18:11
Actualizada: lunes, 18 de noviembre de 2019 6:21

En Siria, la situación en el norte del país árabe ha entrado en una nueva fase, después de casi un mes del inicio de la agresión militar turca.

El Gobierno sirio ha ampliado su despliegue, llegando a posiciones adyacentes a las zonas en las que EE.UU. busca crear nuevas bases militares, bajo el pretexto de “proteger” al petróleo sirio.

Casi un mes ha pasado desde el inicio de la agresión turca contra el norte de Siria, en medio de un escenario complicado como resultado de la operación militar en esta región.

Las Fuerzas Democráticas de Siria se han retirado de amplias zonas en las que se desplegaban antes en paralelo con el Ejército sirio, sobre una superficie total de 700 km cuadrados.

Con la continuación de la agresión militar turca se ha producido un nuevo mapa de distribución de fuerzas en esta región, sobre todo tras la decisión de EE.UU. de volver a crear nuevas bases en el campo de Al-Hasaka, después de su retirada de algunas de sus posiciones en los campos de Alepo y Al-Raqa.

La presencia turca, a través de los grupos armados apoyados por Ankara, se concentra actualmente en la región que se extiende entre las ciudades de Ras Al-Ain, en Al-Hasaka, y Tal Abyad, en Al-Raqa, en medio de informes sobre la intención de Turquía de crear una base militar en el campo sur de Ras.

Los observadores en Siria estiman que las Fuerzas Democráticas de Siria no respetan sus compromisos. Siguen contando con el apoyo de EE.UU., que intenta obstaculizar cualquier entendimiento sobre el norte, creando nuevas bases, en un desafío a todas las leyes internacionales.

Bashar Barazi, Damasco

akm/hnb

Comentarios