• Convoy de vehículos blindados de las fuerzas estadounidenses por las afueras de la ciudad siria de Manbiy, 5 de marzo de 2017.
Publicada: domingo, 1 de abril de 2018 16:20

Estados Unidos ha enviado aproximadamente 300 soldados a la ciudad siria de Manbiy (noroeste), donde también ha desplegado refuerzos militares y vehículos blindados para una posible confrontación militar con las fuerzas de Turquía, informa este domingo la agencia turca de noticias Anadolu.

Los refuerzos se desplegaron cerca del río Sajur. Las fuerzas estadounidenses adicionales ahora patrullan la orilla del río Sajur a diario. Anteriormente, las patrullas eran semanales, agrega la agencia, citando fuentes fiables en Manbiy.

Las fuerzas estadounidenses también están llevando a cabo desde hace tres días patrullas militares en el área estratégica de Ras al-Ain, en la provincia Siria de Al-Hasakah (noreste), cerca de la ciudad fronteriza turca de Ceylanpinar.

La ciudad siria de Manbiy cayó en manos de las milicias kurdo-sirias de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) en agosto de 2016 con el apoyo de EE.UU.

Turquía lanzó el pasado 20 de enero la llamada operación “Rama de Olivo” contra las posiciones de los kurdo-sirios en la región de Afrin, en el noroeste de Siria, y después de dos meses de intensos ataques se hizo con el control de la ciudad.

Más tarde Ankara dijo que podría extender su ofensiva a las siguientes urbes sirias: Manbiy, Ain al-Arab (Kobani para los kurdos), Tal Abyad, Ras al-Ain y Al-Qamishli, argumentando que dichas ciudades son parte de un “corredor terrorista” controlado por los grupos kurdos en el norte de Siria e Irak, en la frontera con Turquía.

 

El objetivo de Ankara es eliminar a las YPG, pues las considera la rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), al que ha incluido en su lista de grupos terroristas.

El apoyo militar estadounidense a estas milicias en la región siria ha tensado los lazos entre Ankara y Washington y ha generado temores de posibles enfrentamientos en el campo entre las tropas de estos dos aliados.

El Gobierno sirio, por su parte, condena la operación turca en su territorio y la tacha de una “agresión a su soberanía”, pero, al mismo tiempo, exige a las tropas estadounidenses que abandonen su territorio.

ftm/nii/

Comentarios