• El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, durante una rueda de prensa en Moscú, capital de Rusia, 14 de marzo de 2018.
Publicada: jueves, 22 de marzo de 2018 16:13
Actualizada: jueves, 22 de marzo de 2018 21:54

El Ejército de Turquía expulsará a las milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) de la frontera siria, si no alcanza un acuerdo con Estados Unidos sobre Manbiy, sita en el noroeste de Siria, indica el canciller turco, Mevlut Cavusoglu.

El ministro de Exteriores de Turquía durante una entrevista concedida a la agencia turca de noticias Anatolia, ha señalado que si EE.UU, no cumple con su promesa de retirar a milicianos kurdos de la región de Manbiy, a Ankara solo le quedará una opción: “expulsar a los terroristas”.

“Si este plan no se materializa, la única opción que queda será expulsar a los terroristas. Esto no solo es válido para Siria sino también para Irak”, ha acotado Cavusoglu, en alusión a las YPG, consideradas como un grupo terrorista por Ankara.

En este sentido, ha agregado que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, abordará el asunto esta misma jornada con su par estadounidense, Donald Trump, mediante una conversación telefónica.

El Gobierno de Turquía alegó el miércoles haber llegado a un consenso con Washington sobre la situación en la localidad siria de Manbiy. No obstante, la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert, rechazó la noticia.

Si este plan no se materializa, la única opción que queda será expulsar a los terroristas. Esto no solo es válido para Siria sino también para Irak”, ha acotado  el canciller turco, Mevlut Cavusoglu, en alusión a llegar a un acuerdo con EE.UU. sobre la región de Manbiy, en el noroeste de Siria.

 

Turquía ha acusado en reiteradas ocasiones a EE.UU. de no haber cumplido su promesa de retirar a las YPG de Manbiy luego de que en junio de 2016 los combatientes kurdos, apoyados por Washington, liberaran la ciudad de los terroristas de EIIL (Daesh, en árabe).

Las fuerzas turcas, tras dos meses de ataques contra las posiciones de los kurdos en la región de Afrin, en el noroeste de Siria, tomaron el domingo el control de la ciudad. El mandatario turco ha dicho que Ankara y sus aliados continuarán su ofensiva en las siguientes urbes sirias: Manbiy, Ain al-Arab (Kobani para los kurdos), Tal Abyad, Ras al-Ain y Al-Qamishli.

Para el presidente turco, estas ciudades sirias son parte de un “corredor terrorista”, que está controlado por los grupos kurdos en el norte de Siria e Irak, en la frontera turca. El objetivo de Ankara es eliminar a las YPG, las que considera como una rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), al que ha incluido en su lista de grupos terroristas.

Por su parte, el Gobierno de Damasco condenó la operación turca y la tachó de una “agresión a su soberanía”, al subrayar que Afrin es parte inalienable del territorio sirio. No obstante, Ankara dejó claro que no entregará Afrin al Gobierno sirio después de tomarla.

mnz/rha/hnb

Comentarios