• Miembros del Frente Fath al-Sham (anteriormente conocido como Frente Al-Nusra) caminan en el sur de la ciudad siria de Alepo (noroeste), 6 de agosto de 2016.
Publicada: domingo, 4 de diciembre de 2016 17:52

Los ‘rebeldes’ sirios que gozan del apoyo de EE.UU. piensan en intensificar sus lazos con grupos terroristas como Al-Qaeda, afirman distintas fuentes conocedoras.

Según ha indicado este domingo el diario estadounidense The Washington Post, citando fuentes en el Gobierno norteamericano y de la propia oposición ‘moderada’ siria –así los denomina EE.UU.– que se oponen al Gobierno del presidente sirio Bashar al-Asad, estos rebeldes temen quedarse sin el apoyo de EE.UU. tras la llegada del republicano Donald Trump a la Casa Blanca.

La raíz de estos temores podría encontrarse –además de en sus recientes pérdidas en el terreno de batalla a manos del Ejército sirio– en las declaraciones pronunciadas por Trump durante la campaña electoral en las que criticó el apoyo brindado por la Administración del actual presidente Barack Obama a miembros armados de la oposición siria mientras que Washington "no tiene ni idea" de quienes son.

Tres años después de que la CIA comenzara la entrega secreta de armas a los rebeldes que luchan contra Al-Asad, y ante las derrotas en el campo de batalla y el temor de que Donald Trump les niegue la ayuda, miles de opositores barajan otras alternativas, afirma el rotativo estadounidense The Washington Post.

“Tres años después de que la CIA (siglas inglesas de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU.) comenzara la entrega secreta de armas a los rebeldes que luchan contra Al-Asad, y ante las derrotas en el campo de batalla y el temor de que (el presidente electo) Donald Trump les niegue la ayuda, miles de opositores barajan otras alternativas”, indica el rotativo estadounidense.

 

En concreto apunta a que entre las opciones, según funcionarios estadounidenses, expertos regionales y los propios opositores, consideran la posibilidad de establecer una alianza más estrecha con Al-Qaeda y otras facciones extremistas.

Otra de las posibilidades para los ‘rebeldes’, añade, sería obtener armas más potentes de algunos países árabes del Golfo Pérsico que ya los apoyan además de posiblemente emplear una táctica más tradicional en el combate, como el uso de francotiradores contra los militares sirios y rusos.

Los entrenamientos y envíos de armas de la CIA a los grupos armados opositores en Siria resultaron en fracaso ya que, un número de miembros de estos grupos han resultado ser afines a grupos extremistas y han acabando uniéndose a grupos terroristas como el EIIL (Daesh, en árabe) o a afiliados de Al-Qaeda.

snr/ktg/myd/hnb

Comentarios