• El primer ministro de Siria, Wael al-Halqi.
Publicada: viernes, 8 de enero de 2016 18:44

El primer ministro de Siria, Wael al-Halqi, considera que la ejecución del prominente sheij chií Nimr Baqer al-Nimr es el “asesinato de la libertad” y un “crimen contra la humanidad”.

“El sheij Al-Nimr siempre buscó reformar (su) país, ilustrar a la opinión pública y eliminar las ideas oscurantistas de la monarquía de los Al Saud”, ha afirmado este viernes el premier sirio.

El sheij Al-Nimr siempre buscó reformar (su) país, ilustrar a la opinión pública y eliminar las ideas oscurantistas de la monarquía de los Al Saud”, ha afirmado este viernes el premier sirio, Wael al-Halqi.

En una entrevista exclusiva concedida a la agencia iraní de noticias IRNA, Al-Halqi ha precisado que la decisión saudí de ejecutar a ese clérigo libertador constituye un “crimen contra la humanidad” y es “asesinato de la libertad” por la familia de los Al Saud.

Desafortunadamente, son las naciones de la región, y en especial Siria, Irak y Yemen, las que tienen que soportar las consecuencias negativas de la política saudí”, ha lamentado Al-Halqi.

A este respecto, el premier ha criticado el wahabismo creado y promovido por Arabia Saudí y ha enfatizado que ese pensamiento “desviado y oscurantista” es la raíz del terrorismo takfirí que azota hoy en día la región de Oriente Medio.

Seguidamente, Al-Halqi ha denunciado la reacción saudí a la amplia condena internacional a la ejecución de ese líder chií, y ha recalcado que “la conducta saudí parte de su pensamiento wahabí y de sus planes para promover tensiones en la región”.

“Desafortunadamente, son las naciones de la región, y en especial Siria, Irak y Yemen, las que tienen que soportar las consecuencias negativas de la política saudí”, ha lamentado Al-Halqi, para después afirmar que la injusta guerra saudí contra Yemen viola todas las leyes internacionales y todos los valores del auténtico Islam.

Las afirmaciones del premier sirio tienen lugar días después de que el ministro sirio de Información, Omran al-Zoubi, condenara enérgicamente la ejecución de Al-Nimr por las autoridades de Arabia Saudí, que calificó como “una muestra de la política perturbada y opresiva del régimen de los Al Saud”.

El sábado, el Ministerio del Interior de Arabia Saudí informó mediante un comunicado de la ejecución del destacado clérigo, muy crítico con la política de las autoridades saudíes.

La ejecución del clérigo chií, de 56 años de edad, junto a otras 46 personas en Arabia Saudí, ha generado una enorme condena regional y despertado ira y protestas en varias partes del mundo: desde la ciudad natal del sheij, Al-Qatif (en el este de Arabia Saudí), hasta BaréinPaquistánIrak o El Líbano han condenado la medida saudí.

Amnistía Internacional (AI) ha señalado que estas ejecuciones en masa demuestran el “absoluto desprecio por los derechos humanos y la vida” de las autoridades saudíes, y ha considerado el asesinato de Al-Nimr como “político y manifiestamente injusto”.

Asimismo, la organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW, sus siglas en inglés) ha calificado la medida como “otra mancha” en el historial de derechos humanos saudí.

El líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha criticado la ejecución en Arabia Saudí del destacado clérigo chií, y ha vaticinado de que “la venganza divina caerá muy pronto sobre los políticos saudíes”.

tas/mla/hnb

Comentarios