• Avión de reconocimiento ruso Tupolev Tu-142 y un Ilyushin Il-78 participan en pleno vuelo, San Petersburgo, 30 de julio de 2017. (Foto: Getty Images)
Publicada: lunes, 15 de agosto de 2022 0:07

El accionar de Rusia en el norte de Estados Unidos y Alaska no es solo un espectáculo, de hecho, está enviando un contundente mensaje.

Recientemente, el Comando de Defensa Aeroespacial de Norteamérica (NORAD, por sus siglas en inglés) reveló el tercer incidente de un avión militar ruso que voló hacia la Zona de Identificación de Defensa Aérea del estado de Alaska. 

“En tres ocasiones distintas, durante los últimos tres días, la Región NORAD de Alaska detectó, rastreó e identificó aeronaves de vigilancia rusas que ingresaban y operaban dentro de la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Alaska”, tuiteó el viernes la Región NORAD y el Comando de Alaska.

Aunque el aludido ente norteamericano ha aclarado que “esta actividad no se ve como una amenaza ni como una provocación”, los medios estadounidenses indican que esto podría ser un mensaje tácito de Rusia a EE.UU.

Tal como señala NBC News, una zona de identificación de defensa aérea es un área de amortiguamiento autodeclarada del espacio aéreo alrededor de un territorio o país. Aunque las zonas no tienen base en el derecho internacional, un avión que viola la zona de un país podría verse como un acto de agresión.

Rusia aún puede amenazar a EEUU

En primer lugar, con tales misiones, Rusia muestra su capacidad para cernir peligro sobre la costa occidental de EE.UU. Fortalecer el poder del país euroasiático juega un papel esencial en la doctrina estratégica del presidente ruso, Vladimir Putin, y en medio de las tensiones entre Washington y Moscú por el conflicto en Ucrania, tal actuación permite a Putin recordarle algo a su rival: Rusia aún puede amenazar a EE.UU.

Alaska fue una vez parte de Rusia hasta que EE.UU. compró el territorio en 1867 por un precio de 7,2 millones de dólares, según la Biblioteca del Congreso del país. La zona no fue oficialmente un estado de EE.UU. hasta enero de 1959.

Rusia y Alaska comparten una proximidad geográfica cercana. De hecho, están a menos de tres millas de distancia en su punto más cercano en el estrecho de Bering, y a 55 millas de distancia en su punto más cercano entre la península de Seward en Alaska y la península de Chukotka en Rusia.

A principios del pasado julio, el presidente de la Duma Estatal (Cámara Baja del Parlamento) de Rusia, Vyacheslav Volodin, lanzó una dura advertencia a EE.UU. de que su país podría retomar el control de Alaska.

“Siempre tenemos algo como respuesta. Que EE.UU. siempre recuerde que hay parte de su territorio, Alaska. Cuando ellos intentan apropiarse de nuestros activos en el extranjero, deben ser conscientes de que también tenemos algo que reclamar”, sostuvo.

ftn/ctl/hnb