• El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, 6 de octubre de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 12 de octubre de 2021 11:30

Rusia denuncia que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) intenta caldear la situación en Asia, tras su salida de Afganistán.

“Se puede notar el deseo de la Alianza Atlántica tras [la salida de] Afganistán de redistribuir fuerzas a otras zonas de la región, ya sea Asia Central, Asia del Sur o el Sudeste Asiático, y al mismo tiempo enviar flujos de refugiados afganos a estas regiones”, ha señalado este martes el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.

A continuación, ha destacado la importancia de hacer todo lo posible para evitar que el armamento y los equipos militares dejados en Afganistán por la OTAN sean usados con fines destructivos.

En declaraciones formuladas durante una reunión de los cancilleres de los países miembros de la Conferencia de Interacción y Medidas de Confianza en Asia, el jefe de la diplomacia rusa también ha acusado a la OTAN de tratar de “socavar los mecanismos existentes de interacción interestatal”.

 

Por todo ello, Lavrov ha acusado a la Alianza Atlántica de llevar a cabo “intentos deliberados de calentar” la situación en Asia.

El 15 de agosto, los talibanes se hicieron con el control de Kabul sin la menor resistencia del ejército afgano, entrenado por EE.UU., pocas horas después de que, el presidente Ashraf Qani huyera del país.

De hecho, el avance de los talibanes ocurrió en paralelo con la fase final de la retirada de las fuerzas de EE.UU. y la Alianza Atlántico Norte de Afganistán, que invadieron el país en 2001. Conforme advierten algunos observadores, Washington estaría reforzando a Talibán para encontrar una justificación a futuras misiones en pro de sus intereses en el país centroasiático.

El 30 de agosto, tras casi 20 años de ocupación y más de 2400 soldados muertos, Estados Unidos completó su retirada caótica de Afganistán, al salir el último avión militar desde el aeropuerto de Kabul.

sre/ncl