• Un miembro de Talibán en un desfile con armas estadounidenses en el territorio afgano, 1 de septiembre de 2021. (Foto: ٍEfe)
Publicada: sábado, 11 de septiembre de 2021 15:24

El equipo militar estadounidense dejado en Afganistán podría revelar secretos militares y debilidades del Ejército de EE.UU., informan los medios.

Incluso si se vuelve inoperante, el equipo que ahora está en manos de los talibanes proporcionará mucha información sobre cómo Estados Unidos fabrica armas y las usa, según un artículo publicado el viernes por la agencia estadounidense de noticias Defense One.

La nota considera a China como el probable ganador final de dos décadas de guerra en Afganistán, al explicar que los aviones y vehículos blindados que quedaron atrás por las tropas de EE.UU. al salir del país centroasiático les dará a los chinos una amplia ventana a cómo el Ejército estadounidense construye y utiliza algunas de sus herramientas de guerra más importantes.

“Según varios expertos que pasaron años construyendo, adquiriendo y probando algunos de estos dispositivos, se espera que los chinos usen esta oportunidad inesperada para fabricar y exportar a sus clientes una nueva generación de armas y tácticas en los que están involucrados las debilidades de los estadounidenses”, reza el texto.

 

Para comprender el daño potencial de este problema, el informe señala que hay que pensar más allá de los titulares sobre la formación de la Fuerza Aérea de Talibán,  así como tener en cuenta las piezas originales y personalizadas de los equipos de mando, control y comunicación que quedan en los vehículos estadounidenses en carreteras y aeropuertos. “Irrumpir en estos dispositivos especializados no es tan fácil como irrumpir en sus teléfonos celulares”, agregó.

Asimismo, citando a Josh Laspinoso, director ejecutivo de una empresa de ciberseguridad estadounidense, asevera que el hecho de que Washington no está sufriendo más ataques en este momento se debe al secretismo que rodea a estos sistemas; no obstante, una vez que cree brecha, el proceso para lograr la capacidad de construir armas cibernéticas se acelerará enormemente.

Es más, Laspinoso aseveró que el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) ha garantizado que destruirá el equipo, pero si partes o todos estos componentes electrónicos caen en manos del enemigo, con suficiente tiempo y voluntad, se pueden ensamblar una por una, y se pueden usar para ciberataques, que hasta entonces habían sido difíciles de lanzar, según el texto.

La fase final de la retirada de las fuerzas occidentales ocurrió en paralelo con la toma del poder de los talibanes en Afganistán, quienes tomaron el control de Kabul (la capital) el pasado 15 de agosto.

Ahora, el grupo armado Talibán tiene en sus manos avanzados equipos militares estadounidenses, entre ellos helicópteros Black Hawk, A-29 Super Tucano y MD-350, que un día pertenecían a las fuerzas afganas, y otros armamentos que dejaron las tropas extranjeras al entregar sus bases al Ejército afgano.

sbr/ftn/hnb