• El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, saludan en una rueda de prensa en Moscú, 5 de marzo de 2020. (Foto: AP)
Publicada: miércoles, 30 de diciembre de 2020 17:33

Rusia destaca que las sanciones de EE.UU. contra Turquía por la compra de antimisiles rusos no afectarán la continuidad de la cooperación militar Moscú-Ankara.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, dijo el martes que “las relaciones entre Rusia y Turquía son autosostenibles y autosuficientes, no dependen de las acciones y caprichos agresivos y hostiles de alguien”, según recoge la agencia estatal rusa de noticias TASS.

De esta forma, el ministro ruso se refería a las sanciones que impuso Estados Unidos a principios de diciembre a la Presidencia de Industrias de Defensa de Turquía y su director, Ismail Demir, así como a otras tres personas relacionadas con la presidencia de la industria de defensa, por la compra de Ankara a Moscú de sistemas de defensa antimisiles rusos S-400.

El canciller ruso, que hizo estas declaraciones en rueda de prensa en la ciudad rusa de Sochi, junto con su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, afirmó que Turquía y Rusia basan sus relaciones en “intereses nacionales de cada uno de nuestros países y en nuestra determinación de continuar la cooperación mutua y el beneficio mutuo buscando un equilibrio de intereses”.

Hemos confirmado nuestra intención mutua de desarrollar lazos militares con Turquía”, recalcó Lavrov y puso de relieve el aprecio del presidente ruso, Vladimir Putin, a la determinación de Turquía de “mantener la cooperación en este ámbito, pese a la presión ilegítima de Washington”.

 

Por su parte, Cavusoglu tachó las sanciones de Estados Unidos contra Turquía como “un acto de agresión contra los derechos soberanos de nuestro país”, y agregó que Ankara no cedería a la presión.

“Preferimos resolver todos los problemas, incluido el del S-400, mediante negociaciones”, y puso de relieve que Washington, tras sancionar a los funcionarios turcos, habló de diálogo, cuando, en realidad Ankara nunca se ha opuesto al diálogo.

Moscú concretó en julio de 2019 el envío del primer lote del sistema de defensa S-400 a Ankara. Preocupado por el supuesto “peligro para la seguridad” que representan, a su entender, los misiles rusos para el sistema de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), EE.UU. ha recurrido a amenazas contra Turquía, miembro de la Alianza, hasta que este mes impuso sanciones a autoridades turcas.

ncl/lvs/fmk/rba