• Un avión de combate ruso MiG-31. (Foto: Reuters)
Publicada: sábado, 12 de diciembre de 2020 17:29

Un caza MiG-31 de Rusia intercepta un avión de reconocimiento estadounidense RC-135 que sobrevolaba el mar de Bering y se acercaba a las fronteras rusas.

Los radares rusos detectaron un objetivo aéreo sobre las aguas neutrales del mar de Bering, acercándose a la frontera estatal rusa”, informó el viernes el Centro Nacional de Gestión de la Defensa de Rusia en un comunicado.

Rusia identificó el objetivo aéreo como un avión de reconocimiento estratégico RC-135 de la Fuerza Aérea de EE.UU. —explica la nota—, y de seguido un avión de combate MiG-31 ruso interceptó la aeronave para impedir que violara las fronteras aéreas del país euroasiático.

El caza, prosigue, regresó a su base, después de que el aparato estadounidense cambiara de rumbo y empezara a alejarse de la frontera rusa, recoge la agencia estatal local de noticias TASS.

 

El vuelo de interceptación del caza ruso, según la nota, procedió en estricto cumplimiento de las reglas internacionales del uso del espacio aéreo.

El pasado 7 de diciembre, el comando de la Flota del Báltico de Rusia alertó del aumento de los vuelos de bombarderos estratégicos de EE.UU. cerca de sus fronteras, más de diez veces durante el año en curso.

Ante las actividades de EE.UU. y sus aliados occidentales cerca de sus fronteras, Moscú ha establecido estaciones de radar capaces de detectar objetivos de ataque a una distancia de 3000 kilómetros y de interceptar cazas sigilosos.

Es más, Rusia comenzó a principios de este diciembre el ensayo exitoso del dron de combate Ojotnik, que está dotado del mismo motor turbofan con que se equipa a los cazas Sujoi Su-27 y es capaz de “impactar contra otras aeronaves”.

fmk/hnb/nii/