• Un avión de combate ruso modelo Sujoi Su-57, en pleno apoyo.
Publicada: lunes, 18 de noviembre de 2019 18:48

Rusia expresa su disposición para vender armamento a Irán, sobre todo aviones de combate, una vez levantadas las sanciones contra Teherán.

“Rusia está dispuesta a debatir con Irán sobre la cooperación en ese terreno [venta de armamento] pero solo a condición de que la ejecución práctica de esos proyectos comience después de la suspensión de las sanciones internacionales”, ha indicado este lunes el director del Servicio Federal de Cooperación Técnica Militar de Rusia, Dmitri Shugáev.

De acuerdo con el funcionario ruso, Irán estaría interesado en adquirir aviones y helicópteros de combate, tanques, buques, sistemas de defensa costera y motores para aviones, así como recambios para aeronaves, blindados y submarinos.

LEER MÁS: Líder de Irán insta al CGRI a la producción de armas modernas

No obstante, Shugáev ha dejado claro que Rusia continuará el suministro de armamento defensivo, como equipos para reconocimiento radiotécnico al país persa.

“Los contratos que no están sujetos a las sanciones de la ONU siguen cumpliéndose, se trata de sistemas de diagnóstico y reparación, dispositivos para radio observación, equipos para reconocimiento radiotécnico y otros equipos no ofensivos”, ha señalado.

Conforme a la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), aprobada el 20 de julio de 2015, Moscú no debe suministrar armamento a Irán hasta octubre de 2020.

Rusia está dispuesta a debatir con Irán sobre la cooperación en ese terreno [venta de armamento] pero solo a condición de que la ejecución práctica de esos proyectos comience después de la suspensión de las sanciones internacionales”, ha indicado el director del Servicio Federal de Cooperación Técnica Militar de Rusia, Dmitri Shugáev.

 

En abril de 2015, el presidente ruso, Vladimir Putin, firmó un decreto para derogar la prohibición de la entrega de los misiles. En el marco del acuerdo rubricado en 2007, el primer lote de los S-300 rusos llegó a Irán en abril de 2016 y el país euroasiático dio por finalizado el suministro completo en octubre del mismo año.

LEER MÁS: ‘Irán tiene sistemas antiaéreos más precisos que el S-300 ruso’

Pese a la propaganda antiraní, la República Islámica asegura que su doctrina de defensa se basa completamente en la disuasión, por tanto, afirma que su poderío militar no representa amenaza alguna para los países de la región del oeste de Asia ni para los demás.

Durante los últimos 40 años, y, a pesar de las sanciones, las Fuerzas Armadas de Irán no han dejado de avanzar en el desarrollo de sus capacidades defensivas para hacer frente a las amenazas extranjeras.

tmv/ctl/myd/mjs

Comentarios