• El embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, en una sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, 26 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 25 de mayo de 2019 0:11
Actualizada: sábado, 25 de mayo de 2019 2:22

Rusia sopesa presentar una petición ante las Naciones Unidas para analizar el aumento de la presencia militar de EE.UU. en Oriente Medio.

“Creo que Rusia planteará oficialmente el tema durante la (próxima) reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU)”, ha dicho este viernes el vicepresidente del Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación de Rusia (Cámara Alta del Parlamento), Vladimir Dzhabarov.

En una entrevista concedida a la agencia rusa de noticias RIA Novosti, el citado legislador ha criticado los recientes informes sobre la decisión del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) de aumentar la presencia militar estadounidense en Oriente Medio, justo en medio de la escalada de tensiones con Irán.

Además, Dzhabarov ha advertido de que el presidente estadounidense, Donald Trump, “está jugando con fuego”, al tiempo que ha expresado su esperanza de que él sea lo suficientemente inteligente para no llevar la situación con Irán al límite.

“Espero que, al enviar este contingente, Trump no provoque hostilidades (…) Irán no es Irak ni Afganistán, es una fuerza seria y poderosa donde las personas se unen alrededor de un líder espiritual”, ha resaltado.

Creo que Rusia planteará oficialmente el tema durante la (próxima) reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU)”, si EE.UU. manda más soldados a Oriente Medio, ha dicho el vicepresidente del Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación de Rusia (Cámara Alta del Parlamento), Vladimir Dzhabarov.

 

Dzhabarov ha considerado que las políticas de la Administración estadounidense son “extremadamente inconsistentes”, un ejemplo de ello es el anuncio que hizo en el pasado Trump sobre la retirada de las tropas estadounidenses de Siria “tan pronto como sea posible”, pero, ahora, evalúa el despliegue de más unidades en la región.

En las últimas semanas la Administración de Trump ha alimentado la tensión en el oeste de Asia con su retórica belicista contra Teherán, aunque su Departamento de Defensa (el Pentágono) ha intentado suavizar el tono asegurando no querer una guerra con Irán.

Irán, por su parte, ha desestimado las amenazas estadounidenses por considerarlas una táctica de “guerra psicológica”, empero, han alertado de que si Washington sigue haciendo que la tensión suba habrá “consecuencias dolorosas”.

bhr/ctl/fdd/mkh

Comentarios