• Los sistemas antiaéreos S-300 y lanzadores de misiles OSA-AKM durante los ejercicios militares ruso-bielorrusos, 19 de septiembre de 2017. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 17 de diciembre de 2018 17:52
Actualizada: lunes, 17 de diciembre de 2018 18:38

La coalición liderada por EE.UU. “ha reducido significativamente” sus bombardeos en el noreste de Siria después del despliegue de baterías S-300 por Rusia.

“Después de que solo un batallón de sistemas de defensa aérea S-300 entrara en servicio de combate, la intensidad de los vuelos realizados por las fuerzas aéreas de la coalición (liderada por EE.UU.) en el noreste de Siria disminuyó significativamente”, ha subrayado este lunes el vice primer ministro ruso, Yuri Borísov.

A su regreso de una visita de trabajo al país árabe, el dignatario ruso ha aseverado también que los aviones y helicópteros militares rusos han logrado realizar en Siria hasta 100 incursiones diarias en el apoyo al Ejército de Damasco desde la base aérea de Hmeimim, en la provincia de Latakia (noroeste).

Moscú ha realizado cientos de ataques aéreos y ha brindado apoyo aéreo y naval a las tropas del Gobierno sirio en su lucha antiterrorista desde que inició su intervención en el conflicto, a petición de Damasco, en septiembre de 2015.

Después de que solo un batallón de sistemas de defensa aérea S-300 entrara en servicio de combate, la intensidad de los vuelos realizados por las fuerzas aéreas de la coalición (liderada por EE.UU.) en el noreste de Siria disminuyó significativamente”, ha subrayado el vice primer ministro ruso, Yuri Borísov.

 

Según el responsable del sector de la industria militar rusa, los parámetros de fiabilidad de los nuevos cazas Su-35 y Su-30SM han sido además “tres o cuatro veces más elevados de lo proyectado”.

“Las baterías del sistema de misiles antiaéreos Pantsir-S destruyeron gran cantidad de drones y misiles, y dieron cobertura a las tropas y al equipamiento militar”, ha agregado Borísov, antes de explicar que los modernos bombarderos supersónicos, sistemas de misiles y aviones de combate que ha utilizado Rusia en Siria han superado las expectativas y probado “su efectividad” en las misiones.

A principios de octubre, Rusia terminó de entregar sistemas S-300 a Siria con el objetivo de reforzar la capacidad de la defensa aérea siria frente a los bombardeos enemigos y de aumentar el nivel de seguridad de los militares rusos presentes en el país árabe.

El suministro de los S-300 a Siria preocupó mucho a Estados Unidos y al régimen israelí, que son de hecho los principales agresores extranjeros en Siria desde el estallido del conflicto en 2011. Según el Gobierno sirio, sus agresiones tienen como fin salvar a los terroristas de las grandes derrotas que están sufriendo por parte del Ejército sirio y sus aliados.

Un general de brigada sirio, Hasan Ahmad Hasan, destacó recientemente que la entrega de los sistemas antimisiles S-300 a Damasco ha minimizado la probabilidad de que los ataques aéreos de los enemigos alcancen su objetivo.

tmv/mla/alg/rba

Comentarios