• La portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert, ofrece una conferencia de prensa, Washington, 2 de octubre de 2018.
Publicada: martes, 2 de octubre de 2018 21:59

Estados Unidos advierte a Rusia de que el despliegue del sistema antiaéreo S-300 en Siria provocaría una escalada de las tensiones.

La portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert, ha dicho este martes que Washington espera que Moscú no haya llegado a desplegar sus sistemas S-300 en Siria, porque agravaría la ya difícil situación.

“No puedo confirmar que eso es correcto. Espero que no lo hayan hecho, eso sería una seria escalada y una preocupación”, ha afirmado la diplomática estadounidense en una conferencia de prensa.

A continuación, Nauert ha precisado que había leído las noticias sobre la entrega de dichos sistemas al país árabe y no tenía nada más que agregar sobre el tema.

Más temprano, el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigu, en una reunión del Consejo de Seguridad de Rusia, presidida por el mandatario Vladimir Putin, anunció que el envío de S-300 a Siria había concluido, y que dicho sistema les garantizan el monitoreo de la situación aérea y la designación operativa de los objetivos.

No puedo confirmar que eso es correcto. Espero que no lo hayan hecho, eso sería una seria escalada y una preocupación”, advierte la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert, en relación con el envío de los sistemas antiaéreos S-300 rusos a Siria.

 

A su vez, el portavoz de la llamada coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe), liderada por EE.UU., el coronel Sean Ryan, ha sostenido este martes que, pese a que el despliegue del sistema S-300 ruso en Siria era motivo de preocupación, no tendría ningún impacto sobre el terreno en las fuerzas encabezadas por Washington.

Moscú decidió en septiembre entregar los S-300 a las Fuerzas Armadas de Siria, casi cinco años después de suspender ese suministro a petición del régimen de Israel. Esta decisión se adoptó como consecuencia del derribo de un avión de reconocimiento ruso Ilyushin Il-20 cerca de la costa siria, en la provincia de Latakia, del que Moscú culpa a los pilotos de los cuatro F-16 israelíes que estaban operando en la zona.

De hecho, el aparato fue derribado por un misil antiaéreo del sistema S-200 de la Aviación siria, pero la responsabilidad recae sobre los pilotos israelíes, ya que usaron dicho avión como escudo, causando así la muerte de los 15 militares rusos que iban a bordo, según denuncia Moscú.

ftn/hnb/nii/

Comentarios