• La portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajarova, habla en una rueda de prensa en Moscú, la capital.
Publicada: viernes, 28 de septiembre de 2018 7:59
Actualizada: viernes, 28 de septiembre de 2018 11:17

Actos “cobardes” y “erróneos” de Israel provocaron el derribo del avión militar ruso Ilyushin II-20 en Siria, vuelve a denunciar la Cancillería de Rusia.

“La tragedia tuvo lugar el 17 de septiembre, debido a acciones erróneas, poco profesionales y cobardes” del ejército israelí, señaló el jueves la portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajarova, en una entrevista con la revista italiana Panorama.

El incidente que causó la muerte de 15 militares rusos —que estaban a bordo de la aeronave—, se produjo cuando cuatro cazas israelíes F-16I lanzaron ataques con misiles contra la provincia siria de Latakia (oeste).

Según datos proporcionados por el Ministerio ruso de Defensa, el avión militar ruso fue derribado por un misil antiaéreo del sistema de defensa antiaérea S-200 de la Aviación siria, no obstante, los pilotos israelíes, al usar dicho avión como escudo, eran los responsables de su derribo.

Moscú, que ha denunciado en reiteradas ocasiones los ataques israelíes contra Siria, tras el derribo de su avión militar aseveró que se reserva el derecho a responder a los “actos hostiles” del régimen de Tel Aviv.

La tragedia (el derribo del avión militar ruso Ilyushin II-20 en Siria) tuvo lugar el 17 de septiembre, debido a acciones erróneas, poco profesionales y cobardes” del ejército israelí, señaló la portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajarova.

 

En esta misma línea, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció el lunes pasado la decisión del Kremlin para suministrar sistemas S-300 a Damasco, para reforzar la defensa antiaérea de Siria frente a amenazas y ataques aéreos de Israel.

La vocera de la Cancillería rusa, destacó, asimismo, los “positivos cambios” en Siria debido a los significativos logros de las Fuerzas Armadas sirias y sus aliados ante los grupos terroristas y armados, que han perdido la mayor parte de zonas que llegaron a controlar en el país árabe.

Tras siete años de conflicto, el Ejército de Damasco ha podido arrebatar a los extremistas más del 90 % del territorio sirio, y ello se ha logrado, en gran medida, gracias al respaldo de los asesores militares iraníes, el Ejército ruso y los combatientes del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

mnz/ktg/hgn/mkh

Comentarios