• Los soldados de EE.UU. antes de una ceremonia de bienvenida de las tropas de la OTAN en Orzysz, en el noreste de Polonia, 13 de abril de 2017.
Publicada: lunes, 28 de mayo de 2018 16:47
Actualizada: lunes, 28 de mayo de 2018 18:07

Rusia está preparada para responder a la ‘expansión gradual’ de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hacia sus fronteras, advierte el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, mientras atisba el posible despliegue de una base militar permanente de Estados Unidos en Polonia.

“Estas acciones expansionistas conducen inevitablemente a una respuesta de Rusia para mantener la paridad que se rompe tan a menudo”, ha reiterado este lunes Peskov.

El portavoz ruso también ha indicado que la creación de la base militar estadounidense en Polonia es un asunto soberano de Varsovia, pero ha alertado de las consecuencias que tendrá este tipo de decisiones para la seguridad en el continente.

“En general, cuando registramos la expansión gradual de la estructura militar de la OTAN hacia nuestras fronteras, cuando la infraestructura de la OTAN se acerca directamente a nuestras fronteras, esto ciertamente no contribuye de ninguna manera a la seguridad y estabilidad en el continente”, ha avisado.

En general, cuando registramos la expansión gradual de la estructura militar de la OTAN hacia nuestras fronteras, cuando la infraestructura de la OTAN se acerca directamente a nuestras fronteras, esto ciertamente no contribuye de ninguna manera a la seguridad y estabilidad en el continente”, ha avisado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

 

Ayer domingo trascendió que Polonia estaba dispuesta a pagar 2000 millones de dólares para la creación de una base militar permanente de EE.UU. en el territorio polaco, según informó el periódico estadounidense Politicoque cita un documento oficial del Ministerio de Defensa de Polonia.

El documento subraya que Polonia está dispuesta a “compartir los gastos de defensa y hacer que la decisión sea más rentable para el Gobierno de EE.UU.”.

Rusia y el Occidente siguen sin poder superar las tensiones que surgieron después de la crisis de Ucrania y la anexión de Crimea a Rusia en 2014, una situación que se agudizó con la posterior militarización de la zona europea, cerca de sus fronteras, por parte de la OTAN.

El Gobierno ruso ha denunciado una y otra vez que el despliegue masivo de las Fuerzas Armadas de EE.UU. y sus aliados occidentales y las actividades cerca de sus fronteras, incluidas las marítimas, suponen una amenaza directa a la seguridad nacional del país, además de ser medidas provocativas que carecen de fundamento real, al no existir acción agresiva alguna por parte de Moscú.

tmv/ctl/alg/rba

Commentarios