• Sede de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) en la ciudad de La Haya (Holanda).
Publicada: jueves, 3 de diciembre de 2015 23:10
Actualizada: domingo, 13 de diciembre de 2015 9:25

Irán ha pedido a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que obligue al régimen de Israel a adherirse a los tratados de no proliferación de armas nucleares y químicas.

“La negativa del régimen de Israel a adherirse a los tratados de no proliferación de armas, en particular la Convención sobre Armas Químicas (CAQ), ha generado inestabilidad y preocupación en los países de Oriente Medio con respecto a su seguridad, por lo que pedimos a todos los países y a la OPAQ que hagan todo lo posible para obligar a ese régimen y a ciertos países a unirse a la CAQ”, ha declarado este jueves el embajador de Irán en Holanda y representante del país persa ante la OPAQ, Alireza Yahanguiri.

La negativa del régimen de Israel a adherirse a los tratados de no proliferación de armas, en particular la Convención sobre Armas Químicas (CAQ), ha generado inestabilidad y preocupación en los países de Oriente Medio con respecto a su seguridad, por lo que pedimos a todos los países y a la OPAQ que hagan todo lo posible para obligar a ese régimen y a ciertos países a unirse a la CAQ”, ha declarado el embajador de Irán en Holanda y representante del país persa ante la OPAQ, Alireza Yahanguiri.

En declaraciones realizadas durante la 20ª conferencia anual de los países miembros de la OPAQ, que tiene lugar desde el sábado, Yahanguiri ha expuesto el punto de vista de Irán sobre la CAQ y su evolución.

A su juicio, la existencia de armas químicas amenaza la paz y la seguridad internacionales, por lo que ha instado a los países que poseen este tipo de armamento que cumplan con todos sus compromisos conforme a la CAQ y pongan todo su empeño en su destrucción.

El régimen israelí nunca ha permitido ninguna inspección de sus instalaciones atómicas y hace oídos sordos a los llamados internacionales a que se adhiera al Tratado de No Proliferación (TNP) de armas nucleares.

Los países árabes han instado en reiteradas ocasiones al régimen israelí a firmar el TNP y a someter todas sus instalaciones nucleares a la supervisión de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA).

El diario estadounidense The Washington Post reveló en marzo cómo el régimen israelí desarrolló, en la década de 1960, armas nucleares.

Un informe publicado en el mismo mes en Chicago (EE.UU.) por el Boletín de Científicos Atómicos concluye que el régimen de Israel posee, al menos, 80 ojivas nucleares operativas, y que dispone de material suficiente para producir hasta 190 más.

Los expertos en proliferación nuclear Robert Norris y Hans Kristensen estiman en el estudio que el régimen de Tel Aviv detuvo su producción de cabezas atómicas en 2004, “una vez que alcanzó los aproximadamente 80 proyectiles”.

El embajador de Irán en Holanda y representante del país persa ante la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), Alireza Yahanguiri.

 

Por otra parte, Yahanguiri ha agradecido la decisión de los países miembros, aprobada en la 16ª conferencia de la organización, de formar una red internacional de apoyo a las víctimas de armas químicas, dado que Irán es una de las principales víctimas del uso de este tipo de armas.

Durante ocho años de agresión a Irán (1980-88), Irak contó con el firme apoyo de EE.UU., el Reino Unido y otras potencias de la región e internacionales. El país árabe dispuso así de préstamos, equipos militares e imágenes satelitales. Irak utilizó armas químicas letales, como el gas mostaza, tanto contra Irán como contra los kurdos iraquíes que apoyaban al país persa.

Unos 190.000 iraníes murieron en la guerra y muchos más se vieron afectados por las armas químicas utilizadas por el régimen de Saddam Husein.

El 28 de junio, el vicecanciller iraní para Asuntos Consulares, Parlamentarios y Migratorios, Hasan Qashqavi, anunció que “400 compañías extranjeras cooperaron con el régimen baasista iraquí en la preparación de materiales necesarios para las bombas químicas”.

Mientras tanto, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés) publicó documentos desclasificados hace dos años que muestran que el Gobierno estadounidense fue cómplice de los mortíferos ataques químicos mencionados.

mep/mla/nal

Comentarios