• El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hosein Amir Abdolahian.
Publicada: viernes, 3 de marzo de 2023 13:54
Actualizada: viernes, 3 de marzo de 2023 17:55

Irán repudia “la reacción intervencionista” y “las lágrimas de cocodrilo” de los países occidentales por los envenenamientos en algunas escuelas iraníes.

“La reacción intervencionista de algunas autoridades occidentales ante la cuestión del presunto envenenamiento de queridas estudiantes iraníes es la continuación de la guerra híbrida del enemigo”, denunció este viernes el canciller iraní, Hosein Amir Abdolahian, en su cuenta en Twitter.

El canciller iraní aseguró que las instituciones pertinentes del país están dando seguimiento serio y examinando minuciosamente las dimensiones de los envenenamientos de las colegialas de algunas escuelas iraníes. “¡La gran nación de Irán conoce muy bien las lágrimas de cocodrilo!”, remarcó en reacción a las declaraciones de las autoridades occidentales.

Por su parte, el portavoz de la Cancillería iraní, Naser Kanani, aseveró que el Gobierno de Irán no tendrá la menor vacilación o demora en investigar las causas de este sospechoso incidente.

Al mismo tiempo, consideró que “la reacción apresurada, extraña y teatral” de las autoridades de algunos países al respecto se produce en la continuación de las posiciones políticas intervencionistas que adoptaron durante los disturbios en los últimos meses y advirtió contra la instrumentalización del caso para lograr objetivos políticos.

 

“Algunos países que han cometido una larga lista de graves violaciones de los derechos humanos contra la nación iraní están en la posición del acusado ​​en temas de derechos humanos, por lo que las autoridades de estos países deben abstenerse de hacer declaraciones teatrales e injerencistas al respecto”, sentenció.

Los primeros casos de envenenamiento de niñas escolares ocurrieron en noviembre en la ciudad de Qom (centro). Desde entonces, varios menores, la mayoría niñas, de escuelas primarias y secundarias han tenido que ser ingresados en hospitales debido a problemas en las vías respiratorias producidos por algún tipo de veneno. 

El Gobierno iraní, incluidos el Ministerio de Inteligencia y el de Salud están indagando lo ocurrido. El fiscal general, por su parte, ordenó una investigación para tener toda la información necesaria.

Otra vez tal y como lo ocurrió en la muerte de la mujer iraní Mahsa Amini bajo la custodia policial, algunas autoridades de los países occidentales y los medios disidentes a la República Islámica y líderes de los recientes disturbios acaecidos en el país han aprovechado estos casos sospechosos para acusar de manera directa y sin prueba alguna al Estado iraní de estar detrás de los envenenamientos en un intento de revivir los actos de violencia callejera en Irán.

tmv/hnb