• Presidente iraní, Seyed Ebrahim Raisi, (izda.) se reúne con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en Turkmenistán, 29 de junio de 2022. (Foto: president.ir)
Publicada: jueves, 30 de junio de 2022 1:17

Los Gobiernos de Irán y Rusia elogiaron el nivel de su cooperación bilateral, a la vez que llamaron a estrechar aún más sus lazos en diferentes campos.

Las relaciones entre los dos países en el área de la cooperación comercial y energética se encuentran en un alto nivel, pero dados los campos existentes en los dos países, estas relaciones aún tienen un gran potencial de expansión”, subrayó el presidente de Irán, Seyed Ebrahim Raisi.

En una reunión mantenida el miércoles en Asjabad, capital de Turkmenistán, con su homólogo ruso, Vladimir Putin, el jefe del Gobierno iraní puso énfasis en que ambos Estados tienen un buen potencial a fin de la cooperación en el sector energético, incluidos los intercambios.

Al urgir a fortalecer regularmente los mecanismos necesarios para reforzar los lazos bancarios y monetarios entre Teherán y Moscú, aseveró que los intercambios financieros entre ellos deben desarrollarse dentro de un marco independiente con el fin de que ningún país pueda ejercer influencia y presión sobre él.

 

Por su parte, el mandatario del país euroasiático alabó el aumento del volumen de los nexos comerciales y económicos entre ambos países en los últimos meses, a la vez que enfatizó en la necesidad de continuarlos.

En el pasado mayo, una delegación rusa, encabezada por el viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, viajó a Teherán, capital persa, para expandir las cooperaciones bilaterales con el país persa. Durante su visita, las partes firmaron tres acuerdos en el sector de los petroquímicos con el objetivo de aumentar el comercio bilateral entre los países.

Es más, Raisi se reunió en enero con Putin en Moscú, capital rusa, donde anunció que “grandes proyectos bilaterales están en marcha y estamos cooperando en varios campos. Trabajamos en estrecha colaboración en la esfera internacional”.

Esta visita del presidente iraní se consideró un punto de inflexión en los nexos entre la República Islámica y el país euroasiático, ambos blancos de las sanciones impuestas por Estados Unidos, y brindará una buena oportunidad para fortalecer aún más los lazos entre ambas partes, y enfrentar a los embargos impuestas por Washington en su contra, conforme destacan varios analistas.

mdh/mrg