• El representante permanente de la República Islámica de Irán ante la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra (Suiza), Esmail Baqai.
Publicada: miércoles, 23 de junio de 2021 10:02

Irán repudia un informe antiraní de Consejo de DD.HH. de la ONU, remarcando que este se basa en una agenda puramente política y en datos de narrativas falsas.

La República Islámica está plenamente comprometida con el apoyo y la promoción de los derechos humanos y respeta sus compromisos adquiridos con respecto a este tema a nivel internacional”, dijo el martes el representante permanente iraní ante la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Ginebra (Suiza), Esmail Baqai, al presentar y exponer fragmentos del cuarto informe nacional elaborado sobre la implementación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos por parte de Irán durante la celebración de la 47.a sesión de la Comité de Derechos Humanos de este ente global.

En sus declaraciones, Baqai rechazó categóricamente el contenido pretencioso y antiraní de un documento leído previamente por la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que “ponía en tela de juicio” el respeto riguroso de la República Islámica al ejercicio integro de todo principio de derechos humanos en Irán.

“Hacemos un llamado a todos los países para que se adhieran a los principios de universalidad, neutralidad y no selectividad al tratar las cuestiones de derechos humanos y la eliminación de los dobles raseros y pretensiones políticas”, señaló el alto funcionario persa.

Dicho esto, precisó que la llamada de Teherán se extiende “a todas aquellas naciones que realmente se preocupan por los derechos humanos” y les instó “a reconocer la necesidad del estado de derecho y la centralidad de los sistemas judiciales en la defensa del estado de derecho y la protección de los derechos humanos”.

 

Tras dejar claro que el informe antiraní del Consejo de Derechos Humanos se basa en una agenda puramente política utilizada por un grupo de países que durante mucho tiempo han estado recurriendo al pretexto de los derechos humanos como parte de sus planes hostiles contra Irán, el diplomático persa recordó que el pueblo iraní ha sido y es objeto de constantes acciones coercitivas y unilaterales promovida por parte de los sucesivos administraciones estadounidenses.  

Sin embrago, matizó que la nación iraní ha podido resistir heroicamente todos estos complots que se agravaron aún más en su contra por “el anterior régimen estadounidense [presidido por Donald Trump]” y dejar sin efecto esa política hegemónica fallida sobre Irán y pese a que, añadió, la nueva Administración norteamericana de Joe Biden parece querer seguir empeñado en continuar con esa misma política de carácter ilegal e inhumana que es completamente contrario al derecho internacional y a los principios fundamentales.

Es Estados Unidos, juntos a sus países aliados, quien debe rendir cuenta por los abusos generalizados cometidos en materia de los derechos humanos”, subrayó Baqai, para después formular, “¿cómo pueden afirmar quienes llevan a cabo acciones coercitivas unilaterales tan brutales que se preocupan por los derechos humanos de los iraníes?”.

En este punto, el alto cargo persa remarcó que el supuesto legado que tanto se presume desde EE.UU. de ser el abanderado de la defensa de los derechos humanos a nivel global, no le impidió a Washington imponer una serie de sanciones contra Teherán durante el apogeo de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

De acuerdo a sus palabras, Washington desoyó, de este modo, la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya del 3 de octubre de 2018, que ordenaba a Estados Unidos no interferir bloqueando las importaciones de alimentos y medicamentos dirigidas bajo concepto de ayuda humanitaria a la República Islámica para mitigar los efectos letales del referido virus en su población.  

krd/rba