• El presidente de Irán, Hasan Rohani, habla en la ceremonia de la incorporación de dos nuevos destructores a la Armada nacional, 14 de junio de 2021.
Publicada: lunes, 14 de junio de 2021 8:58

El presidente de Irán destaca la capacidad militar del país, además de dejar claro que no se busca la guerra, pero la nación no se rendirá ante los enemigos.

No estamos en busca de guerra ni tensiones, pero no sucumbiremos ante las potencias agresoras”, ha manifestado Hasan Rohani en declaraciones ofrecidas este lunes en la ceremonia de incorporación del nuevo destructor de fabricación nacional, Dena, y el cazador de minas Shahin a la flota de la Fuerza Naval del Ejército.

El presidente iraní ha expresado su complacencia frente a los esfuerzos de las Fuerzas Armadas por la autosuficiencia y ha subrayado que la construcción de Dena es el resultado de arduo trabajo durante los últimos ocho años.

Tras resaltar que Irán busca reforzar sus capacidades nucleares, aéreas, espaciales, tecnológicas y de misiles en el sector de la defensa, Rohani ha señalado que, hoy, la República Islámica de Irán es una potencia que garantiza su propia seguridad y la de sus vecinos.

 

“Declaramos explícitamente a nuestros queridos vecinos que el poder de nuestras Fuerzas Armadas no está en su contra, sino los protege y defiende, mientras garantiza la seguridad del Golfo Pérsico y del mar de Omán”, ha sostenido.

En este sentido, el jefe del Gobierno ha reiterado que, en la actualidad, todos los océanos son escenario de actividad de la Armada de Irán, dentro del marco de las regulaciones internacionales.

La República Islámica de Irán ha asegurado en reiteradas ocasiones que su capacidad militar es su línea roja y que su doctrina de defensa se basa completamente en la disuasión, por lo tanto, ha destacado que su poderío militar no representa amenaza alguna para los países de la región de Asia Occidental, ni para las demás naciones.

No obstante, afirma que la presencia extrarregional en el Golfo Pérsico es la principal fuente de inseguridad, y promete una “dura respuesta” a los intentos de Estados Unidos y sus aliados para minar la seguridad de la zona.

msm/ctl/mkh