• El presidente iraní, Hasan Rohani, habla en la ceremonia de reapertura de tres proyectos petroleros en Teherán, la capital, 25 de junio de 2020.
Publicada: jueves, 25 de junio de 2020 10:21
Actualizada: viernes, 26 de junio de 2020 0:17

Irán construye un oleoducto que proporcionará al país una ruta alternativa para las exportaciones de crudo que se realizan ahora a través del estrecho de Ormuz.

El presidente de Irán, Hasan Rohani, saluda este jueves el inicio del proyecto de construcción del estratégico oleoducto de 1000 kilómetros que conecta el campo petrolífero de Gore, en la provincia sureña de Bushehr al puerto de Yask, ubicado en la provincia meridional de Hormozgan.

Gracias al oleoducto Gore-Yask, que se extenderá a través del mar de Omán, la República Islámica ya no dependerá del estrecho de Ormuz para las exportaciones de crudo, ha destacado el mandatario iraní.

De acuerdo con el presidente, en ausencia de una ruta alternativa, las exportaciones de crudo de Irán se detendrían por completo en caso de que el estrecho de Ormuz fuese cerrado por cualquiera razón.

Aunque la República Islámica, ha agregado Rohani, sigue comprometida con proveer la seguridad del estrecho de Ormuz, la construcción de un nuevo oleoducto aumentará la seguridad energética de Irán.

 

El mandatario ha dicho que el proyecto, cuyo desarrollo estaba inicialmente en manos de una compañía extranjera, quedó suspendido en 2018 a causa de las sanciones unilaterales impuestas por EE.UU. contra el país, pero compañías nacionales tomaron la continuación de las obras.

Dicho eso, Rohani ha destacado que las sanciones no han podido impedir el avance tecnológico del país. “Los embargos pese a ser catastróficos, han creado algunas oportunidades al país, haciéndonos reiniciar este gigantesco proyecto utilizando tecnologías nacionales”, ha recalcado.

En cuanto al proyecto, el gobernante iraní ha precisado que ha asignado un presupuesto de 2 mil millones de dólares, y ha adelantado que parte del oleoducto entraría en funcionamiento a final del actual año del calendario iraní (19 de marzo de 2021).

Irán controla gran parte de la parte norteña del estrecho de Ormuz ya que está situado dentro de las aguas territoriales del país persa.

La vía fluvial y la región más amplia del Golfo Pérsico han sido escenario de tensiones sin precedentes entre Teherán y Washington en los últimos dos años, en particular, después de que EE.UU. abandonara unilateralmente el acuerdo nuclear de 2015 y reimpusiera embargos al país persa con el objetivo de reducir a cero las exportaciones petroleras de Irán.

Por otro lado, Teherán ha advertido en distintas ocasiones que mientras el país persa pueda exportar su petróleo a través del estrecho de Ormuz, esta vía navegable permanecerá abierta.

ftm/ncl/ftn/mkh