• La base estadounidense Ain Al-Asad en la provincia de Al-Anbar, oeste de Irak, tras el ataque de misiles de Irán.
Publicada: jueves, 6 de febrero de 2020 15:38
Actualizada: sábado, 8 de febrero de 2020 18:55

Las últimas tensiones entre Teherán y Washington mostraron que Estados Unidos es incapaz de entrar en una guerra generalizada con Irán, dice un analista.

En un programa especial sobre los últimos acontecimientos internos y externos de Irán, la cadena de televisión libanesa Al-Mayadeen abordó el martes por la noche con el director de su oficina en Teherán (capital persa), Melhem Ria, la respuesta misilística que Irán dio el 8 de enero a EE.UU. tras el asesinato de su destacado estratega militar el teniente general Qasem Soleimani en Irak, entre otros asuntos relativos al país persa.   

EE.UU. ya había puesto en alerta máxima sus sistemas de defensa antiaéreas, aun así, Washington no logró interceptar ni derribar ninguno de los misiles iraníes.

Al respecto, Ria subrayó que el bombardeo con misiles contra la base estadounidense Ain Al-Asad representa la “debilidad” de Washington ya que no respondió. A su juicio, la postura de la Casa Blanca ante este incidente reveló su incapacidad de entrarse en una guerra generalizada con Irán.

Este golpe, prosiguió el comentarista, puso en entredicho la solemnidad de EE.UU. pero no fue el primero porque antes Irán lo había hecho: “Irán rompió el prestigio de EE.UU. cuando sus aviones no tripulados tomaron fotos de los buques de guerra estadounidenses [en el Golfo Pérsico] sobrevolando muy cerca de estos mientras estaban equipados con cámaras muy avanzadas y precisas”, adujo.

Fue en abril cuando los medios iraníes publicaron una grabación hacha por un avión no tripulado del Cuerpo de Guardianes de la República Islámica (CGRI) de Irán que sobrevoló el portaviones USS Dwight D. Eisenhower y otro buque de guerra estadounidense en aguas del Golfo Pérsico.

 

Ataque contra Ain Al-Asad es el inicio del declive de EEUU en la zona

Ria argumentó que se trata de un “proceso gradual” del golpe al prestigio de EE.UU. por parte de Irán y lo último fue el ataque con misiles contra la base de Ain Al-Asad en Irak, en respuesta a la operación selectiva de Washington, ordenada por el presidente del país norteamericano, Donald Trump, que causó el martirio del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes, el teniente general Qasem Soleimani y sus compañeros cerca de Bagdad, capital iraquí.

A mi entender, nos encontramos en una fase muy primordial que según confirman expertos, es el inicio del declive de EE.UU. en la región [del oeste de Asia] con la salida de sus tropas”, agregó Melhem Ria tras haber destacado el fracaso de “todos los planes” que la Casa Blanca tenía planteado para la zona gracias al avance del Eje de la Resistencia.

El Parlamento iraquí, tras el asesinato de Soleimani el 3 de enero, aprobó una resolución para la expulsión de los soldados estadounidenses desplegados en Irak.

La insistencia para la salida de uniformados estadounidenses se considera una derrota para Washington y una victoria para Irán, desde donde han prometido una “dura venganza” por el asesinato del general Soleimani.

msm/lvs/rba